Hallan material nuclear que se había perdido en el centro de China

  • Pekín, 28 mar (EFE).- Investigadores chinos hallaron, tras días de búsqueda, un material radiactivo que se había perdido en una ciudad del centro de China, y que por error fue fundido en una localidad diferente, informó la agencia oficial Xinhua.

Hallan material nuclear que se había perdido en el centro de China

Hallan material nuclear que se había perdido en el centro de China

Pekín, 28 mar (EFE).- Investigadores chinos hallaron, tras días de búsqueda, un material radiactivo que se había perdido en una ciudad del centro de China, y que por error fue fundido en una localidad diferente, informó la agencia oficial Xinhua.

Una bola del tamaño de una sandía, que contenía una pepita radiactiva de cesio-137 y pertenecía a una fábrica de cemento desmantelada en Tongchuan (provincia central de Shaanxi), se extravió a principios de esta semana.

Al parecer se vendió como chatarra y luego fue utilizada en una fundición de Weinan, en la misma provincia.

El artefacto formaba parte de una vieja planta de cemento (Shaanxi Qinling Cement) que estaba siendo desmantelada por no cumplir los estándares medioambientales, según Xinhua.

Tras conocerse la desaparición del material, los investigadores imaginaron que había sido vendido a chatarreros locales, por lo que midieron los índices de radiactividad en negocios de este tipo y finalmente hallaron niveles superiores a lo normal en unos escombros de una siderurgia de Weinan.

Según los investigadores, el material radiactivo se ha concentrado principalmente en las escorias de la fundición, y aseguraron que no supone una amenaza para el medio ambiente.

Sin embargo, expertos médicos destacaron antes del hallazgo que cualquiera que se exponga a poca distancia de la sustancia radiactiva está en peligro, ya que el cesio-137 puede quemar la piel y destruir los glóbulos blancos.

Tongchuan, una ciudad con importante industria pesada, sufrió un incidente similar el año pasado, cuando un granjero robó y vendió otro contenedor con residuos radiactivos de otra planta cementera.

Según denunció en agosto la publicación "Comunicación para la Protección Radiactiva", elaborada por ingenieros chinos, el país asiático sufre cada año una treintena de casos similares al ocurrido en Tongchuan, sin que la mayoría de ellos trasciendan a la opinión pública.