Irán acoge el diálogo nuclear con las potencias mundiales

Irán acoge el diálogo nuclear con las potencias mundiales

Irán acoge el diálogo nuclear con las potencias mundiales

TEHERÁN (Reuters) - Irán ha señalado que dará la bienvenida a un diálogo constructivo con seis potencias mundiales, entre ellas Estados Unidos, en la señal más clara hasta el momento de que aceptará una invitación para hablar sobre su polémico proyecto nuclear.

La televisión estatal iraní citó el lunes al representante de las negociaciones nucleares de Irán, que habló por teléfono con el jefe de Política Exterior de la Unión Europea, Javier Solana.

Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Alemania y Reino Unido han señalado que pedirían a Solana que invite a Irán a una reunión para hallar "una solución diplomática a este tema crítico", en referencia a la disputa por sus ambiciones nucleares.

La iniciativa refleja el gran cambio impuesto en la política estadounidense bajo la presidencia de Barack Obama, cuyo antecesor, George W. Bush, rechazó todo contacto directo con Teherán mientras este no frenara sus trabajos en materia nuclear, que según Occidente son una fachada para desarrollar bombas.

En esa conversación, Solana solicitó que se continuaran las negociaciones entre ambos bandos para alcanzar una nueva era de cooperación, indicó la televisión iraní, sin decir cuándo se había producido esa llamada.

Jalili "acogió el diálogo entre Irán y los seis países sobre cooperación constructiva (...) enfatizó la necesidad de un correcto entendimiento de las realidades y acontecimientos internacionales", señaló la televisión.

El representante iraní ha dicho que Irán responderá de forma oficial al comunicado de las seis naciones occidentales pero no especificó cuándo.

Un funcionario estadounidense, que habló bajo condición de anonimato, dijo que no se había fijado una fecha para la reunión entre las potencias e Irán, pero que podría ser "pronto", posiblemente dentro de cuatro a seis semanas.

IRÁN DESAFIA LA PRESIÓN

El Gobierno de Obama ha ofrecido un "nuevo comienzo" en las relaciones diplomáticas con Irán después de tres décadas de desconfianza mutua.

El presidente iraní, Mahmoud Ahmadineyad, dijo el jueves que su país estaba dispuesto a dialogar con las potencias occidentales si las negociaciones se basaban en el respeto y la justicia.

Pero la república islámica ha advertido que quiere ver un auténtico cambio en la política estadounidense respecto al Gobierno de Bush, que lideró una iniciativa para aislar a Teherán por su programa nuclear.

Irán, el cuarto productor de petróleo del mundo, asegura que su programa nuclear sólo busca generar electricidad. Se ha negado en varias ocasiones a detener el enriquecimiento de uranio.

Pese al gesto de Washington, analistas y diplomáticos apuntan que el Gobierno de Obama es realista en cuanto a la posibilidad de grandes avances y sabe que Irán puede usar las negociaciones para ganar tiempo y completar su programa nuclear.

De hecho, Estados Unidos ha advertido que pedirá sanciones más duras si Irán sigue desafiando las peticiones de Naciones Unidas para que detenga el trabajo nuclear sensible.