Nuclenor aclara que la bajada de potencia en Garoña estaba programada de antemano

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

Un portavoz de Nuclenor, propietaria de la Central Nuclear Santa María de Garoña (Burgos), aclaró esta tarde que la bajada de potencia experimentada en la central estaba programada de antemano e incidió en que la misma no requiere una notificación al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), después de que Greenpeace denunciase hoy que lleva 36 horas a mitad de potencia por lo que parece ser "una posible fuga de combustible nuclear".

En declaraciones a Europa Press, el portavoz de Nuclenor recalcó que la central burgalesa ya había informado de una variación de carga programada desde ayer para la realización de pruebas de integridad de combustible y ajuste de barras de control.

Esta revisión, aclaró, obedece a un cambio en la secuencia de barras de control para mantener el equilibrio en el nivel de quemado del combustible del reactor, circunstancia que, además, se ha aprovechado para revisar los elementos combustibles con el fin de garantizar su integridad.

En este sentido, señaló además que se pretende verificar el origen de un "ligero" incremento en la actividad nuclear del reactor que han detectado los responsables de Garoña pero negó que se haya producido una fuga de combustible, tal y como denunció Greenpeace.

Por último, incidió en que, desde un punto de vista operativo, la central funciona "perfectamente" y la bajada de potencia no tiene ni siquiera que ser notificada al Consejo de Seguridad Nuclear. Esta variación comenzó el sábado, concluyó, y se podría prolongar todavía unos días más.