Correa cifra en unos 800 millones dólares la deuda de Repsol y Perenco por impuestos

  • Quito, 21 feb (EFE).- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, calculó hoy que las petroleras hispano-argentina Repsol-YPF y la francesa Perenco deben unos 800 millones de dólares por impuestos sobre las ganancias extraordinarias obtenidas por la explotación de crudo en el país.

Correa cifra en unos 800 millones dólares la deuda de Repsol y Perenco por impuestos

Correa cifra en unos 800 millones dólares la deuda de Repsol y Perenco por impuestos

Quito, 21 feb (EFE).- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, calculó hoy que las petroleras hispano-argentina Repsol-YPF y la francesa Perenco deben unos 800 millones de dólares por impuestos sobre las ganancias extraordinarias obtenidas por la explotación de crudo en el país.

En su informe semanal de labores, Correa recordó que se han renegociado la mayor parte de los contratos con las empresas petroleras que operan en Ecuador, quedando pendientes Repsol-YPF y Perenco.

El Gobierno espera cambiar los contratos de participación por otros de prestación de servicios.

A Repsol y Perenco se les notificó de un proceso de coactiva por no haber pagado los impuestos de las ganancias extraordinarias obtenidas por la explotación de petróleo ecuatoriano, indicó el mandatario en su informe emitido hoy desde la ciudad andina de Ambato.

"Nos deben como 800 millones en impuestos de las ganancias extraordinarias", dijo Correa, quien señaló que las empresas extranjeras han reclamado por el cambio del reparto de las ganancias extraordinarias.

Según Correa solo a dos compañías, Perenco y Repsol, "se les ha aplicado la coactiva. Con Ecuador no se juega, menos con el Gobierno de la revolución ciudadana, ya nuestra patria no es la 'banana republic', ni el patio trasero de nadie", puntualizó.

Indicó que las compañías han mandado una propuesta de pago "de cerca de los 800 millones de dólares que nos deben. Se ve que solo actúan en base a la presión. No voy a dar marcha atrás", apuntó.

Al anunciar el pasado sábado el inicio del proceso de coactiva, Correa admitió que esa decisión le acarreará conflictos con los Gobiernos de España y Francia, pero remarcó que la medida era "inevitable" para impedir que "ciertas compañías se burlen del país".

"Esos contratos de participación eran un saqueo", añadió Correa, por considerar que estos permitían que las petroleras, que operan en el país paguen una cuota establecida en los convenios, pero no decían nada sobre las ganancias extraordinarias por el alto precio del crudo en los mercados internacionales.

Correa recordó este sábado que en 2007 promulgó un decreto ejecutivo que establecía que el 99 por ciento de esas ganancias extraordinarias vayan al Estado y el uno por ciento a las compañías, en lugar de los porcentajes 50-50 que se aplicaban.