Economía.- (Ampliación) Repsol duplica la tasa de reemplazo de reservas y espera ponerse este año al nivel de Shell

La petrolera dice que dará el "do de pecho" en Brasil y el Golfo de México durante 2009, y replantea sus proyectos en Perú MADRID, 11 (EUROPA PRESS) Repsol situó el factor de reemplazo de sus reservas de hidrocarburos en el 64% a finales de 2008, lo que prácticamente supone duplicar el 35% de finales de 2007, según los datos provisionales dados a conocer por la compañía en un encuentro con la prensa, en el que quedó ratificado el compromiso de inversión de 575 millones en exploración hasta 2012. La compañía, que a comienzos de 2006 tuvo que afrontar la pérdida del 25% de sus reservas por sus problemas en Bolivia, prevé llegar a finales de año o comienzos de 2010 al 100%, el nivel de Shell, y alcanzar en 2012 el 120%. El director general de exploración y producción de la compañía, Nemesio Fernández-Cuesta, explicó que la tasa de reemplazo "estará mal" mientras esté por debajo del 100%. "Nuestra fábrica son las reservas" y la competencia "está en tasas mejores", reconoció antes de recordar que la tasa de ConocoPhilips es del 136% o que Repsol tiene capacidad de reemplazo para nueve años, frente a la media de entre diez y doce años del sector. En todo caso, Fernández-Cuesta aseguró que Repsol "empieza a tener la nevera bastante llena" después de haber perforado en 2008 un número récord de pozos petrolíferos y de haber encontrado en los últimos tres años 840 millones de barriles de crudo o equivalente. Las reservas a finales del pasado año, sin incluir YPF, se situaron en 1.980 millones de barriles de crudo o equivalentes, mientras que las reservas probadas conforme a los criterios de la SEC estadounidense ascienden a 1.060 millones de barriles. Repsol, que ha participado en tres de los cinco mayores descubrimientos de crudo durante 2008, aspira a mantener un ritmo de actividad de 35 pozos al año. La compañía acumula recursos ya descubiertos equivalentes a siete veces la producción de 2008. BRASIL, EEUU Y NORUEGA. Las apuesta de hace cuatro años por Brasil permitirá a Repsol dar "el do de pecho" en 2009, señaló Fernández-Cuesta. Según las estimaciones, de los 40.000 millones de barriles 'off shore' de la región cifrados por los "optimistas", los dos bloques participados en un 25% por la petrolera española podrían albergar entre 2.000 y 6.000 millones de barriles. Los sondeos Panoramix y Pialamba están en pruebas de producción, y este año se empezará a trabajar en Vampira. Repsol prevé invertir 500 millones en la región de Carioca y este año dedicará cerca de 180 millones a, entre otros aspectos, siete sondeos de exploración y el test de Guará. Por otro lado, la petrolera espera iniciar en mayo la producción en el bloque de Shenzi, en el Golfo de México (Estados Unidos), en el que tiene una participación del 28% y al que dedicará 700 millones de euros. En la misma región, pero en México, Repsol dice estar dispuesto a colaborar con su accionista Pemex. Más a largo plazo, para los años 2015-2020, el grupo prevé crecer en Alaska, Canadá y Noruega, donde las complicaciones asociadas a las bajas temperaturas quedan compensadas por la menor profundidad de los yacimientos. Junto a esto, Repsol también tiene la vista puesta en África Occidental y, dentro de la comercialización de gas, en el Cono Sur. PROBLEMAS EN PERÚ Y AVANCE EN ARGELIA. Pese la crisis económica y a la caída del precio de crudo, Repsol sólo se está replanteando uno de sus diez proyectos clave del plan estratégico, el del Bloque 39 de Perú, valorado en 350 millones, señaló Fernández-Cuesta, quien advirtió de que el barril de petróleo debería costar 70 dólares para que el proyecto sea rentable. Por contra, la compañía adoptará la decisión de inversión este año para el bloque argelino de Regganne, que podría albergar 10 millones de metros cúbicos de gas al día, o el 10% del consumo español, y que va a adelante a pesar de que "las negociaciones con las autoridades del país no son fáciles". En cuanto a Libia, Fernández-Cuesta recordó que en verano del año pasado el grupo renovó sus contratos hasta 2032, y que las recientes declaraciones de Muamar Gadafi sobre una posible nacionalización "parecen haber quedado en una mera reflexión".