Economía/Empresas.- Repsol seguirá negociando con el Gobierno ecuatoriano pese a las presiones de Correa

MADRID, 16 (EUROPA PRESS) Repsol YPF mantuvo el viernes una reunión con las autoridades ecuatorianas y seguirá negociando las condiciones de su actividad en el país, indicaron a Europa Press en fuentes de la compañía. La petrolera mantiene esta disposición después de que el presidente Rafael Correa anunciara durante el fin de semana la congelación de algunas cuentas de la petrolera española y de la francesa Perenco como garantía de pago de deudas pendientes. Según las fuentes, Repsol no ha recibido ninguna notificación del Gobierno ecuatoriano acerca de la eventual congelación de cuentas. La petrolera extrae cerca de 60.000 barriles de crudo al día en Ecuador y obtiene cerca del 1% de sus resultados de producción en este país, donde en la actualidad negocia, junto con el resto de las petroleras extranjeras, sus condiciones de permanencia. El ministro de Minas y Petróleo de Ecuador, Derlis Palacios, advirtió ayer a Repsol y a Perenco de que "si no pagan sus deudas, sus posesiones serán tomadas", apenas unas horas después de que Correa anunciase su intención de congelar las cuentas de ambas compañías. Correa aseguró el fin de semana, durante su discurso semanal, que estas dos empresas deben cientos de millones de dólares en concepto de impuestos sobre beneficios extraordinarios. A comienzos de febrero, Correa ya amenazó a la petrolera presidida por Antonio Brufau con adoptar medidas "contundentes" en caso de que mantuviera sus demandas ante la Corte Internacional de Arbitraje Relativas a Inversiones (CIADI), en las que se denuncian los gravámanes a los beneficios sobre las ganancias. En aquel momento, Correa dijo además que Repsol es una empresa "seria" que ha colaborado con las comunidades ubicadas en las proximidades de su campo petrolero, y se mostró partidario de su permanencia. En noviembre, el Ministerio de Minas y Petróleos de Ecuador logró un acuerdo con Repsol YPF para que la empresa siga en el país y pase del actual contrato de participación en la explotación de los mencionados campos a otro de prestación de servicios.