El ministro de Petróleo ecuatoriano advierte a Repsol de que tomarán sus posesiones si no paga

MADRID/QUITO, 15 (OTR/PRESS) El ministro de Minas y Petróleo de Ecuador, Derlis Palacios, advirtió a Repsol-YPF y a la petrolera francesa Perenco de que "si no pagan sus deudas, sus posesiones serán tomadas". El aviso se produjo horas después de que el presidente de Ecuador, Rafael Correa, anunciase la congelación de algunas cuentas de ambas compañías como garantía de pago de las deudas pendientes. Correa indicó que Repsol-YPF (que extrae unos 48.900 barriles por día, b/d) y Perenco (25.600 b/d) "nos han hecho perder el tiempo" en la renegociación de sus contratos, sin que hayan accedido a reconocer más ganancias para el Estado. Ambas petroleras también se niegan a entregar un 99% de las utilidades extraordinarias por el alto precio del crudo. Ecuador sigue con el hacha de guerra levantada frente a Repsol. El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, que había amenazado con expulsar a la petrolera hispanoargentina sino retiraba la demanda sobre los impuestos gravados, ahora le dice que "sino paga sus deudas sus posesiones serán tomadas", Correa aseguró que ambas empresas deben cientos de millones de dólares en concepto de impuestos sobre beneficios extraordinarios. "Como no han pagado sus impuestos sobre las ganancias extraordinarias, he ordenado que ya se efectúen medidas coactivas en Repsol y Perenco", afirmó Correa en su discurso radiofónico semanal. "Intentan tratarnos como si fuéramos una colonia", dijo sin explicitar qué activos serán inmovilizados."¡Vayan adonde les dé la gana estas compañías! Este país no hará caso a instancias extrarregionales que quieren decirnos qué hacer o no hacer", agregó. Horas más tarde, Palacios indicó mediante un correo electrónico que ambas compañías "pagarán su deuda o sus posesiones serán tomadas". Según el Gobierno ecuatoriano, el Estado tiene la capacidad de abrir un proceso coactivo que permite a las instituciones públicas tomar y congelar cuentas bancarias para obligar a una empresa deudora a pagar sus deudas pendientes. PAGAR LOS EXTRAORDINARIOS Ambas petroleras también se niegan a entregar un 99% de las utilidades extraordinarias por el alto precio del crudo. Correa implantó la medida tras tomar posesión en enero de 2007, y posteriormente redujo el margen de ganancia a un 50% en medio de las renegociaciones con las empresas foráneas. "Esto nos va a crear fricciones con los gobiernos de Francia y España, que defienden mucho a sus transnacionales (...) pero aquí haremos respetar la soberanía", indicó el gobernante quien recordó que mientras la cotización del petróleo estuvo "extremadamente alta no nos dieron dos reales de esas ganancias y se llenaron los bolsillos". La distribución petrolera 99-1 establece que el 99% de las ganancias extraordinarias por la extracción de petróleo vaya al Estado y el 1% a las compañías que lo explotan, más allá del precio de los contratos. "¿Que eso es exagerado?, probablemente", dijo el presidente Correa al referirse a lo que manifestaron los empresarios petroleros al conocer el Decreto que beneficiaba al fisco. Pero señaló que "más exagerado fueron los cuatro o cinco años en los que la distribución fue 100 a 0. 100 para las compañías y 0 para el país. ¿Por qué ahí no dijeron nada? Nos creen hasta tontos". Asimismo, recalcó que la medida era "inevitable" para impedir que ciertas compañías se burlen del país. "Tenemos que confrontar los abusos. Pero, señores, o cambiamos este país o prefiero irme a mi casa", afirmó el Mandatario. Además, indicó que otras compañías, como Petrobras, Dispetrol, City Oriente ya renegociaron sus contratos con el Estado. AUN NO HAN INFORMADO A REPSOL Las empresas afectadas aún no han sido informadas de la decisión pero el Gobierno ecuatoriano asegura tendrán tiempo para arreglar el pago de la deuda antes de que actúen las autoridades. El portavoz de Repsol en Quito, Federico Cruz, aseguró que la compañía aún no había recibido ninguna notificación al respecto y en referencia a los acuerdos temporales que el Gobierno ecuatoriano quiere establecer con las compañías petroleras que operan en el país para obtener más control sobre el sector aseguró que las negociaciones "están avanzadas y esperamos firmar pronto". Repsol opera en tres yacimientos petroleros en la selva amazónica que tienen la capacidad de producir 65.000 barriles por día. Perenco produce cerca de 30.000 barriles diarios, según datos del Gobierno. Además, ambas compañías tienen participaciones en un oleoducto privado en el país.