Endesa dice que el decreto del déficit garantiza inversiones y pide más información sobre el bono

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

Endesa considera que el decreto para solucionar el déficit de tarifa --diferencia entre ingresos y costes del sistema eléctrico-- garantiza el cumplimiento de su plan de inversiones, y se encuentra a la espera de que el Ministerio de Industria ofrezca más información sobre el bono social para conocer su impacto.

"El decreto garantiza que nuestro plan de inversiones se va a completar", aseguró el director económico financiero de Endesa, Paolo Bondi, en una conferencia con analistas. La eléctrica prevé invertir 13.500 millones de euros hasta 2013.

Durante la conferencia, los directivos de Endesa coincidieron con Unesa y Gas Natural en recibir con "resignada satisfacción" el decreto, y pidieron "más información para evaluar" aspectos como el bono social eléctrico, que congelará el recibo de la luz a colectivos desfavorecidos hasta 2012.

En concreto, a juicio de Endesa, Industria debe fijar el calendario de supresión de tarifas, la magnitud de las subidas tarifarias y los colectivos a los que se aplicará finalmente el bono.

En términos generales, la compañía entiende que el decreto mejorará su posición financiera, consolidará el modelo sectorial energético e iniciará "una nueva era en estabilidad y visibilidad regulatoria".

A la espera de valorar en profundidad la nueva norma, la eléctrica ve aspectos positivos en la misma, como la derogación del decreto que minora a las compañías los mayores ingresos por la asignación gratuita de derechos de emisión de CO2 o como los avales de Estado de hasta 10.000 millones para colocar la deuda eléctrica.

Endesa será la eléctrica que más carga asuma en la financiación del déficit de tarifa (44,16% del total) y del bono social (36% del total). La compañía cifra en 5.097 millones la partida regulatoria de su cuenta de resultados relacionada con el déficit de tarifa y pendiente de cobro.

El acuerdo obligará además a Endesa a asumir una parte del coste de los residuos radiactivos. En conjunto, el Gobierno ha valorado en 2.700 millones esta medida, que se aplicará mediante una tasa a la producción nuclear que no supondrá un apunte contable negativo en las cuentas de las eléctricas.