Fernández y Lula vuelven a reunirse con amplia agenda de intereses comunes

  • Buenos Aires, 22 abr (EFE).- La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, recibirá este jueves a su colega de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, para pasar revista a una amplia agenda de intereses comunes que parece dejar en un segundo plano a los conflictos comerciales.

Fernández y Lula vuelven a reunirse con amplia agenda de intereses comunes

Fernández y Lula vuelven a reunirse con amplia agenda de intereses comunes

Buenos Aires, 22 abr (EFE).- La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, recibirá este jueves a su colega de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, para pasar revista a una amplia agenda de intereses comunes que parece dejar en un segundo plano a los conflictos comerciales.

La reunión de los mandatarios, la tercera dentro el mecanismo de consultas periódicas vigente desde 2008, coincide con una caída del comercio bilateral y el interés de Argentina por apuntalar el desarrollo de su industria aeronáutica en sociedad con la estatal brasileña Embraer.

La preocupación argentina por el proyecto brasileño de construir una represa aguas arriba del río Iguazú, uno de los hitos de la frontera entre ambos países, aparece como el punto más conflictivo de una agenda oficial que incluye a la integración energética, la cooperación judicial y la promoción del comercio con moneda local.

En la agenda también figura que los jefes de Estado pasen revista a los avances en acuerdos de integración ferroviaria, así como de cooperación en el área farmacéutica y el desarrollo de tecnologías de satélites.

En los últimos 30 días, Fernández y Lula han mantenido cinco reuniones, sumadas las que llevaron a cabo en foros internacionales y la del 20 de marzo último en la ciudad brasileña de Sao Paulo, destacaron a Efe fuentes diplomáticas. en referencia a la buena sintonía política entre ambos gobernantes.

La diplomacia ha mantenido en reserva la preocupación expresada por Argentina en enero pasado, cuando pidió informes a Brasil sobre el proyecto de construcción de la represa de Baixo Iguazú, aguas arriba de los parques nacionales de los dos países que protegen a las Cataratas del Iguazú.

Brasil posee decenas de represas en la cuenca del Iguazú, el Paraná y otros ríos afluentes de la zona, por lo que los argentinos temen que el nuevo proyecto provoque grandes daños ecológicos.

El Gobierno de Fernández acaba de comprar aviones de Embraer para la flotilla de vuelos domésticos de Aerolíneas Argentinas y su subsidiaria Austral, expropiadas al grupo español Marsans.

En este sentido, las autoridades argentinas apuntan a asociar a la empresa aeronáutica brasileña con la Fábrica de Aviones de la ciudad de Córdoba (centro), en proceso de nacionalización después de permanecer una década en manos de la estadounidense Lockheed Martin.

Entre otros puntos de la cita de Fernández y Lula en Buenos Aires también sobresale la intención de promover entre las pequeñas y medianas empresas el comercio en moneda local, en reemplazo del dólar, mecanismo que Argentina y Brasil pusieron en marcha el año pasado y proponen que aplique el resto de los países suramericanos.

El comercio entre Argentina y Brasil alcanzó el año pasado la cifra histórica de unos 30.000 millones de dólares, pero los intercambios sufren ahora el impacto de la crisis global y los empresarios argentinos reavivaron sus reclamaciones de protección.

Por primera vez en 69 meses, la balanza comercial con Brasil dio en marzo último un superávit a Argentina, como resultado de una caída en los intercambios que resultó mayor en el caso de las importaciones argentinas de productos brasileños.

El mes pasado, las ventas argentinas a Brasil registraron una caída interanual del 10,4 por ciento, hasta 915 millones de dólares, mientras que las compras bajaron un 33,5 por ciento, hasta 895 millones, con lo que Argentina obtuvo un saldo favorable de 20 millones de dólares, según cifras oficiales brasileñas.

Fernández recibirá a Lula en momentos en que la Unión Industrial Argentina, la mayor patronal del país, ratificó una posición proteccionista en medio de las rondas de negociaciones con sus pares de Brasil para superar conflictos comerciales cuya solución los Gobiernos han dejado en manos de los empresarios involucrados.

Lula, quien llega esta noche a Buenos Aires, ha destacado que las relaciones políticas con Argentina "jamás" tuvieron "un momento tan excepcional" desde que ambos países iniciaron el proceso de integración bilateral, en 1986.

"No puedo imaginar a Argentina y Brasil separados", aseguró el mandatario brasileño en una entrevista publicada el domingo último por el diario La Nación, de Buenos Aires.

Desde comienzos de 2008, Fernández y Lula se reúnen por lo menos dos veces al año para tratar profundizar la integración de ambos países, socios de Paraguay y Uruguay en el Mercosur, que tiene a Venezuela en proceso de incorporación como miembro pleno.