Galán aboga por un cambio en el "insostenible" modelo energético español actual para reactivar la economía

MADRID, 25 (EUROPA PRESS) El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, apostó hoy por un cambio en el "insostenible" modelo energético español actual que "permita mejorar el suministro y las infraestructuras y, al mismo tiempo, contribuya a reactivar la economía española". Durante su intervención en la Comisión de Economía y Hacienda del Senado, Galán afirmó que España debe afrontar "importantes retos energéticos, que constituyen una gran oportunidad para el sector y para el país". "De esta forma, se relanzarán las inversiones, se impulsará de nuevo el tejido industrial asociado y se inyectará liquidez a los proveedores", subrayó. Galán, que recordó la importancia de un sector que puede conseguir recursos financieros en los mercados internacionales, crear empleo de alta cualificación, potenciar las inversiones en I+D+i y exportar conocimientos gracias a su presencia internacional, abogó por cambiar el "insostenible" modelo energético actual, caracterizado por una elevada dependencia del exterior (81%), una menor intensidad energética, unas elevadas emisiones de CO2 y unas escasas interconexiones. Además, destacó la necesidad de aumentar la eficiencia, mejorar la seguridad e impulsar un suministro "más limpio y más seguro", introduciendo energías autóctonas, como la eólica y la hidráulica, manteniendo el parque nuclear y sustituyendo las tecnologías menos eficientes. De este modo se conseguirá un 'mix' de generación eléctrica más seguro y limpio, con un peso del 40% de las renovables, del 40% de la térmica eficiente y del 20% de la nuclear, lo que permitirá reducir la dependencia y las emisiones a la atmósfera. Galán también indicó la necesidad de desarrollar redes, infraestructuras e interconexiones energéticas para mejorar la calidad de servicio y aumentar la competitividad del sector productivo. PIDE UNA REGULACIÓN QUE INCENTIVE LAS INVERSIONES. Respecto a la regulación, el presidente de Iberdrola consideró que debería incentivar las inversiones de un sector estratégico que puede convertirse en un motor económico para salir de la crisis, ya que aporta un 2,4% al PIB español, realiza unas inversiones anuales de 9.000 millones de euros y compras por valor de 12.000 millones de euros, da empleo a 400.000 personas de forma directa o indirecta y es un gran inversor en I+D+i. Además, aseguró que las tarifas oficiales, unas de las más bajas de Europa, deben dar señales eficientes al consumo para evitar el derroche en una situación de escasez energética y de aumento de los costes de las materias primas. Sobre a la situación económica general, abogó por cambios estructurales para crear un nuevo modelo "más competitivo, abierto y liberalizado, orientado a la innovación e internacionalizado". "Un modelo que cree valor desde la economía real, con proyectos industriales a largo plazo y menos basado en operaciones corporativas especulativas que buscan rentabilidad a corto plazo", dijo.