Monarquías del Golfo deben reducir drásticamente gasto público según FMI

ARE Dubai|

El modesto aumento de los precios del crudo está lejos de colmar los déficits presupuestarios de las monarquías del Golfo (Pérsico), estimó el Fondo Monetario Internacional (FMI), que destacó la necesidad de reducir aún más el gasto público de las mismas.

El aumento de los precios "va a ayudar en términos de estadísticas financieras este año" en los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), declaró el director del FMI para Oriente Medio, Masood Ahmed, en una entrevista con la AFP.

Los precios del petróleo registraron una leve subida, situándose alrededor de los 50 dólares el barril, tras haber llegado a 30 dólares en enero, su nivel más bajo en 10 años, y alcanzado a los 100 dólares el barril a mediados de 2014.

Pero "eso no va a cambiar realmente las perspectivas fundamentales de los países del CCG o los desafíos que enfrentan", dice Ahmed.

Los precios del petróleo deben estabilizarse a mediano plazo alrededor de los 60 dólares el barril, predice Ahmed, una cotización inferior al nivel necesario para un equilibrio presupuestario en algunas de las monarquías del Golfo.

En el nuevo informe sobre las perspectivas económicas regionales, el FMI cita un precio de equilibrio de 79,7 dólares para Arabia Saudita, 62,1 para Catar y 58,6 dólares para Emiratos Arabes Unidos.

"De una manera u otra", los países del CCG tendrán que reducir el gasto público en los próximos cinco años y encontrar la manera de aumentar sus ingresos extrapetroleros, dice el responsable del FMI.

El crecimiento económico en el conjunto del CCG será levemente inferior a 2% en 2016, antes de registrar el próximo año "una modesta mejora", entre 2 y 2,5%.

El precio elevado del crudo permitió en su momento un desarrollo económico rápido a las monarquías petroleras a través de inversiones masivas en proyectos de infraestructuras.

Y, luego la caída de los ingresos petroleros obligó a los gobiernos a congelar varios proyectos y a adoptar planes de austeridad sin precedentes, entre ellos la reducción de las subvenciones a los combustibles.

"Ahora entramos en las esferas más difíciles, como la masa salarial del sector público", que representa una gran parte del gasto de las monarquías del Golfo, destaca Ahmed.

Arabia Saudita anunció en septiembre medidas drásticas, simbolizadas por la baja en 20% de los salarios de los ministros, la amputación de la dieta de los 160 miembros del Majles al Chura (Consejo Consultivo).

Esas medidas representan uno de los medios que tienen las monarquías del Golfo para "reequilibrar el presupuesto", considera Ahmed.

Las mismas "no son fáciles, pero son necesarias y deben tomarse", sostiene el funcionario del FMI.

A largo plazo, los países del CCG deben reducir la masa salarial y alentar a la gente a trabajar en el sector privado. Ésta no debn "pensar automáticamente que su futuro está vinculado a la función pública", dice Ahmed.

El sector privado en la mayoría de las monarquías del Golfo está dominado por trabajadores extranjeros, mayoritarios en algunos países.

"Más de dos millones de jóvenes van a acceder al mercado de trabajo en los dos próximos años en el CCG", advierte Ahmed, que aboga por un sector privado competitivo.

El funcionario saludó la decisión de los países del CCG de instaurar un IVA de 5% para diversificar sus ingresos a partir de 2018.