La treintena de pleitos contra España por renovables pueden costar 4.000 millones


  • España copa el porcentaje de procedimientos de arbitraje a causa la reforma energética. Aún le quedan cerca de una treintena de pleitos por dirimir.

  • Los recortes aplicados desde 2010 y, más aún desde 2013, han supuesto una sanción de 128 millones de euros en el primer arbitraje perdido por España.

La treintena de pleitos contra España por renovables pueden costar 4.000 millones

La treintena de pleitos contra España por renovables pueden costar 4.000 millones

La drástica reforma de la Regulación de las energías renovables en España ya tiene sus consecuencias económicas en forma de castigo al Gobierno. Los recortes aplicados desde 2010 y, más aún desde 2013, han supuesto una sanción de 128 millones de euros en el primer arbitraje perdido por España (después de dos ganados) que el Gobierno recurrirá. El demandante, la empresa británica Eiser Infrastructure Limited pedía 300 millones de euros. 

España copa el porcentaje de procedimientos de arbitraje por culpa de su reforma energética. De hecho, aún le quedan 29 pleitos por dirimir mayoritariamente en el Ciadi (insitución del Banco Mundial), pero también en el Tribunal de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Estocolmo y en el Tribunal de París.

Todo comenzó con la aprobación del Real Decreto 661/2007, cuya aplicación provocó un rápido despegue de las energías renovables. Con la promesa de elevadísimas tasas de rentabilidad, inversores nacionales y extranjeros con intereses en el sector acudieron a la llamada. Con la financiación económica de grandes bancos y financieras se produjo un 'boom' de las fotovoltaicas en poco meses.

Sin embargo, el Gobierno cortó el 'grifo' de las subvenciones y frenó en seco el crecimiento de las energías renovables. El sector fue sometido a diversos recortes retributivos, el primero de ellos a finales de 2010, con el PSOE en el poder, y el último, en 2013, con la aprobación de la reforma del sector eléctrico por parte del Gobierno del PP. De aquellos barros, estos lodos.

Este último recorte, según Sergio de Otto, Patrón de Fundación Renovables "fue definitivo. Supuso que cientos de empresas de renovables terminaran quebrando. Miles de inversores en renovables se vieron gravemente perjudicados, algunos han llegado a la ruina mientras el negocio convencional de las eléctricas ha seguido manteniendo los beneficios".

Los demandantes solicitan unos 6.000 millones

España ganó los dos primeros laudos arbitrales internacionales, pero ha sufrido un fuerte revés en el tercero. Anteriormente, las sentencias avalaron los recortes aplicados por el Gobierno en esta materia en los últimos años. Entendieron que la alta rentabilidad prometida en el inicio no podría mantenerse en un largo período de tiempo, aunque al menos sí debían ofrecer la llamada rentabilidad suficiente del 7,9%.

Sin embargo, el Ciadi ha dado la razón a la firma británica Eiser Infrastructure Limited, que debe ser compensada con el pago de 128 millones de euros. El Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, que recurrirá, considera que este laudo "no puede ser extrapolado ni constituir un precedente vinculante" para el resto de casos. Sin embargo, supone algo más que un serio aviso para el Gobierno.

Para Sergio de Otto, "esta decisión sí va a afectar a los pleitos que apuntan en las mismas direcciones. Entendemos que es posible que en algún caso, como sucedió en el primer arbitraje, no se multe al Estado, pero en la mayor parte de los casos entendemos que van a ser fallados a favor de los demandantes. Estamos convencidos de que el Derecho Internacional castigará al Gobierno por cambiar las reglas del juego a mitad de partido".

Las reclamaciones de las empresas de renovables por la reforma energética "alcanzan los 6.000 millones de euros", según afirma De Otto, pero la cifra total por las sanciones no sería tan elevada. "La estimación varía, porque los demandantes solicitan casi 6.000 millones, pero como el Gobierno no tendría que pagar la cantidad total que están reclamando. Todo apunta a que serán algo más de 4.000 millones de euros. Un dinero que pagamos los contribuyentes por errores de los dirigentes  y la nefasta política energética que se ha aplicado en los últimos siete años en España", afirma rotundo.

Los inversores españoles no recuperarán su dinero

Y esta cifra no aumenta de forma exponencial porque solo pueden acudir al arbitraje internacional los inversores extranjeros. Los españoles no tienen esta opción y están obligados a acudir al Tribunal Supremo y al Constitucional, que han dado la razón al Gobierno en todos los casos amparándose en "el derecho soberano de España de tomar medidas regulatorias apropiadas para atender las necesidades públicas, lo que potencialmente incluye la modificación del régimen del real decreto 661/2007".

Según la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (Anpier), son un total de 62.000 familias españolas las afectadas por los recortes en las renovables. Para De Otto, "es muy grave pensar que los inversores internacionales van a recuperar su dinero y van a ser indemnizados por el daño sufrido, mientras que los miles de nacionales no. Los españoles siguieron el consejo del Boletín Oficial del Estado que les animaba a hacer las inversiones. Hay quienes han renegociado los plazos, pero hay familias a las que han hecho mucho daño. Desde Fundación Renovables reclamamos un acuerdo político que satisfaga a los afectados más allá del acuerdo jurídico o lo que determinen los tribunales".

España y la involución de las renovables

A finales de la década de los 2.000, España era líder en renovables, pero actualmente ha dado un considerable paso atrás. Reino Unido, Austria o Alemania cuadruplican la energía solar de España cuando tienen muchas menos horas de sol. "Deberíamos copiar el acuerdo que ha habido en Alemania con medidas a favor de las renovables. En España se ha creado la dicotomía de que la derecha estaba a favor de las nucleares y la izquierda de las renovables. Hay que superarlo, no se trata de un debate ideológico, sino de  intentar orientarse al ahorro y la eficiencia", destaca De Otto.

"Se ha ignorado a las renovables en el mercado español durante los últimos años. Nosotros abaratamos el precio del mercado, hemos evitado a la economía española el coste de las importaciones de combustibles fósiles y hemos evitado emisiones". Desde la fundación Renovables, plantearon 320 propuestas de cambio en 'La energía como vector de cambio para una nueva sociedad y una nueva economía (octubre de 2015).

Por último. Sergio de Otto denuncia "que las grandes compañías eléctricas mantienen beneficios regularmente en torno a los 6.000 millones a pesar de la crisis y la bajada de la demanda eléctrica. Han regulado la distribución y el transporte y esto les ha permitido mantener los beneficios. Ahí hay que mirar para ver por que el sistema eléctrico español ha tenido un déficit de miles de millones".