El crudo vuelve a los 50 dólares por barril por la expectativa de alza de la demanda

  • Viena, 21 mar (EFE).- Las cotizaciones del crudo vivieron una convulsa semana de altibajos ante el cruce de datos sobre una posible recuperación de la demanda, aunque finalmente acabaron la semana con alzas de hasta el 14 por ciento e instalados sobre la marca de los 50 dólares/barril, inédita desde hace meses.

Viena, 21 mar (EFE).- Las cotizaciones del crudo vivieron una convulsa semana de altibajos ante el cruce de datos sobre una posible recuperación de la demanda, aunque finalmente acabaron la semana con alzas de hasta el 14 por ciento e instalados sobre la marca de los 50 dólares/barril, inédita desde hace meses.

La semana comenzó con desiguales reacciones a la inesperada decisión el pasado domingo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de no recortar sus niveles de bombeo, aunque sí ajustarse estrictamente al límite de 24,84 millones de barriles diarios, vigente desde el pasado 1 de enero.

En el Intercontinental Exchange Futures (ICE) de Londres, el crudo Brent de referencia en Europa bajó el 2,1 por ciento, hasta 43,98 dólares, como reacción al anuncio del cartel petrolero.

Por su parte, en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), pese a que la sesión comenzó con el Petróleo Intermedio de Texas (WTI) cotizando a la baja, la sesión cerró con una ganancia de 1,10 dólares.

En el alza del WTI influyó la previsión formulada el domingo por el presidente de la Reserva Federal de EEUU, Ben Bernanke, sobre que la recesión económica en este país podría concluir este año y en el próximo iniciarse una recuperación, algo que animaría el consumo de "oro negro".

Ya el martes, los datos sobre la recuperación de la actividad inmobiliaria en EEUU impulsaron el precio del Texas otro 3,8 por ciento hacia arriba, hasta marcar la cotización más alta desde principios de diciembre: 49,16 dólares por barril.

La tendencia alcista se interrumpió el miércoles en los mercados de Londres y Nueva York tras publicarse que las reservas de crudo en EEUU aumentaron la semana pasada en dos millones de barriles, sumando así un volumen total de 353,3 millones de barriles.

Ese dato, que supone un incremento del 15,5 por ciento respecto del volumen de hace un año, volvió a arrojar sombra sobre las cotizaciones al interpretarse como un nueva señal de la reducción del consumo de crudo provocado por la crisis económica mundial.

Una sombra que se transformó en optimismo el jueves ante las expectativas de que las medidas de la Reserva Federal de Estados Unidos puedan favorecer la recuperación de la economía en el país y avivar la demanda de combustibles, entre otros factores.

Así, el Brent saltó el 6,3 por ciento en su cotización y el Texas llegó a ganar un 7,2 por ciento después de que la Reserva anunciara el miércoles que comprará por primera vez bonos del Tesoro de largo plazo y más títulos hipotecarios y de deuda por un valor total de 1,15 billones de dólares, para intentar abaratar el crédito.

La escalada en los precios se vio favorecida, además, por el fuerte debilitamiento en las jornadas anteriores del dólar ante el euro y otras divisas, lo que abarata las compras de crudo y de otras materias primas que se negocian en la moneda estadounidense.

Así las cosas, y pese a un leve descenso en la sesión del viernes, debido a una cierta recuperación del dólar, el barril de Texas cerró la semana a un precio de 51,06 por ciento, un 10 por ciento por encima de la cotización alcanzada hace una semana.

Más incluso subió el Brent europeo, que ganó un 14 por ciento sobre el cierre del viernes pasado y marcó un precio de 51,22 dólares por barril.

Esta recuperación de los precios llegó acompañada de las advertencias de varios expertos del sector sobre el negativo efecto de un petróleo excesivamente barato.

Así, John Lipsky, subdirector del Fondo Monetario Internacional (FMI), aseguró esta semana que "cuanto más bajen los precios ahora y cuanto más tiempo permanezcan bajos, mayor será el impacto negativo en el suministro futuro".

A esa advertencia, formulada en el transcurso de un seminario internacional organizado por la OPEP en Viena, se unió también la de varios responsables del cartel, que indicaron que los actuales precios retrasarán las inversiones para mantener y desarrollar la capacidad de producción.

"Estamos afrontando una demanda baja y precios bajos. No creo que con un precio de 40 dólares (el barril de crudo), como lo vemos ahora, o quizás 45 dólares, podamos invertir en alguna capacidad adicional", resaltó el secretario general de la OPEP, Abdalá El Badri.

Antonio Sánchez Solís