Economía/Empresas.- Ericsson reduce sus ventas en España un 17,81% en 2008, hasta los 784 millones de euros

Naeve aclara que, aunque la compartición de redes entre operadores supondrá "menos márgenes" en obra civil, aportará más "oportunidades" en servicios MADRID, 25 (EUROPA PRESS) Ericsson redujo sus ventas en España un 17,81% en 2008, hasta los 784 millones de euros, y se situó como el octavo mercado en importancia del grupo a nivel mundial, informó hoy el consejero delegado de la compañía en España, Ingemar Naeve. Por áreas de actividad, la compañía registró unas ventas de 503 millones de euros en el segmento de Redes, mientras que la cifra en el área de Servicios Profesionales se situó en los 224 millones de euros. Por su parte, el área de negocio Multimedia tuvo unas ventas anuales de 57 millones de euros, lo que para la compañía significa una "consolidación" en dicho segmento. Adicionalmente a esas ventas, Ericsson exportó 120 millones de euros durante el año desde sus centros de tecnológicos y de servicios en Madrid, I+D, GSDC y RSSC. Naeve señaló que los fundamentos de negocio de la compañía a medio y largo plazo son "sólidos", puesto que la Sociedad de la Información en España, y la expansión de las redes y servicios no tienen "vuelta a atrás". "El que apueste en este momento de crisis por la inversión en nuevas tecnologías, ganará", afirmó el directivo que se mostró optimista con respecto al futuro de la compañía y aclaró que durante 2008 las cifras del grupo no se vieron afectadas por la crisis. Naeve resaltó que el presente ejercicio, marcado por la crisis económica a nivel mundial y con un importante impacto en España, es un año de "grandes retos", e indicó que para adaptarse a esta coyuntura la firma ha intensificado sus proyectos de excelencia operativa, con el fin de optimizar nuestros métodos de trabajo en el área de servicios, para mantener un "crecimiento rentable y sostenible". COMPARTICIÓN DE REDES ENTRE OPERADORES Con respecto a la compartición de redes por parte de los operadores, Naeve apuntó que si bien suponía una reducción de la inversión de las compañías en tecnología en obra civil y por lo tanto menos márgenes en este área, la actividad en equipos se podía mantener e incluso incrementar, y apuntó que los acuerdos podían suponer "nuevas oportunidades" en el sector de servicios. "Alrededor de esta forma de colaborar surgen nuevas oportunidades que hay que explorar y estudiar. Esta situación era la esperada, es lógica y estamos desarrollando un negocio en torno a estos cambios", apuntó Naeve. Telefónica y Vodafone anunciaron el pasado lunes un programa estratégico para compartir activos de redes móviles en España, Alemania, Irlanda y Reino Unido y que mantienen negociaciones en la República Checa. Con este acuerdo ambas compañías prevén generar beneficios "significativos", incluyendo ahorros de costes de "cientos de millones de euros" en los próximos 10 años. En cuanto a la posibilidad de que las compañías segmenten y se repartan las áreas de mercado en las que operan para reducir costes, Naeve matizó que en ese caso entrarían en juego "muchas cuestiones regulatorias" así como aspectos relacionados con la competitividad entre operadores. "Lo que veo en este momento es la posibilidad de compartir infraestructuras en zonas rurales, donde existe menos tráfico y donde la radio instalada no es muy rentable. Lo que primero se va a ver es la compartición en los emplazamientos, que es donde está el 70% o 80% del gasto", indicó. REDES DE NUEVA GENERACIÓN El directivo opinó con respecto al futuro desarrollo de la red de nueva generación, LTE, que dependerá en gran medida de la inversión que las compañías hayan realizado. De esta forma, las empresas que en su momento apostaron por tecnologías UMTS, Sistema Universal de Telecomunicaciones móviles, tienen una menor "necesidad" de invertir, ya que aun tienen "mucho recorrido". "La inversión se realizará según los criterios lógicos de rendimiento económico de los operadores. Los que optaron por la tecnología sin tanta salida tendrá que invertir en nueva tecnología antes", aclaró. Por último, Naeve no quiso anticipar cómo iba a afectar a la compañía el nuevo acuerdo de Orange con Nokia para centralizar sus servicios de externalización, e indicó que de momento los acuerdos de Ericsson con el operador se mantienen hasta 2009. Nokia Siemens Networks anunció la pasada semana que gestionará, planificará y desplegará las redes móviles de segunda y tercera generación de Orange en Reino Unido y España en los próximos cinco años. La compañía especializada en redes de comunicaciones móviles se encargará también de monitorizar la infraestructura de la operadora telefónica para optimizarla y proporcionará servicios de mantenimiento tutelando de una plantilla de 230 trabajadores de Orange. Antes de este acuerdo, Orange mantenía contratos con otras compañías para móvil entre las que destacaba Ericsson.