Ex consejeros piden a Salgado que anule la resolución por la que fueron cesados y defienden su gestión

TOLEDO, 6 (EUROPA PRESS)

Un total de 14 ex miembros del consejo de administración de Caja Castilla La Mancha (CCM), entidad intervenida por el Banco de España el pasado 29 de marzo, han pedido a la vicepresidenta segunda del Gobierno para Asuntos Económicos, Elena Salgado, con la intención de defender su gestión al frente de la caja, que anule la resolución por la que fueron cesados.

Varios de los ex consejeros indicaron hoy a Europa Press que ésta es una de las peticiones que figuran en el recurso de alzada, presentado en bloque el pasado 29 de abril por todos los ex consejeros a excepción de Ángel Nicolás, que lo presentó de forma individual a través de su gabinete jurídico.

El recurso que se ha presentado "de forma mancomunada", a pesar de que la Comisión del Banco de España no decidió expedientar a Ángel Nicolás, Francisco Galán Polo y Emilio Loriente, nombrados miembros del consejo poco antes de la intervención, se encuentra en trámite procesal, por lo que las mismas fuentes apelaron a la "prudencia" y el "respeto" hasta que el Ministerio de Economía decida en los próximos días o semanas si lo acepta de forma total o parcial o, por el contrario, lo deniega.

En dicha petición, los ex consejeros consideran que las medidas tomadas por los interventores del Banco de España, "que no nos han informado correctamente del proceso", han sido excesivas al expedientarlos, por lo que piden que se les restituya el cargo que tenían en la entidad ya que pueden demostrar que no han cometido ninguna negligencia.

Las mismas fuentes afirmaron que sólo tuvieron conocimiento de una notificación del Banco de España, en el mes de noviembre, y aseguraron que todo lo que se les exigió se puso en marcha, según indican las fuentes, a través de los directivos de la entidad.

El recurso de alzada fue presentado por la representación legal de los 14 ex consejeros la semana pasada, cuando se cumplía un mes de la intervención de CCM por parte del Banco de España y de la destitución de todos ellos.

Días antes, el Banco de España había decidido abrir un expediente sancionador a a una veintena de ex consejeros que formaron parte del consejo de administración de la entidad castellano-manchega entre 2005 y 2008. De ese expediente excluyó a Ángel Nicolás, Francisco Galán Polo y Emilio Loriente, nombrados miembros del consejo poco antes de la intervención.