La máquina-herramienta ve 2009 con preocupación por la caída de la demanda

  • San Sebastián, 13 feb (EFE).- El sector español de la máquina-herramienta afronta 2009 con preocupación ya que, aunque el año pasado logró mantener la cifra de facturación de 2007 con 1.053 millones de euros gracias a que crecieron un 12% las exportaciones, en el último trimestre se ha producido una drástica caída de la demanda.

La máquina-herramienta ve 2009 con preocupación por la caída de la demanda

La máquina-herramienta ve 2009 con preocupación por la caída de la demanda

San Sebastián, 13 feb (EFE).- El sector español de la máquina-herramienta afronta 2009 con preocupación ya que, aunque el año pasado logró mantener la cifra de facturación de 2007 con 1.053 millones de euros gracias a que crecieron un 12% las exportaciones, en el último trimestre se ha producido una drástica caída de la demanda.

El presidente de la Asociación Española de Máquinas-Herramienta (AFM), Koldo Arandia, ha puesto de relieve en un comunicado que en el cuarto trimestre de 2008 se ha registrado un "marcado descenso de la entrada de pedidos", lo que anticipa un 2009 "muy complicado".

Al cierre del ejercicio, se logró una producción de 1.053 millones de euros, lo que supone únicamente un incremento del 0,5% respecto al mismo periodo del año anterior, cuando AFM todavía en octubre pasado esperaba un incremento de la facturación de entre el 5 y el 7 por ciento.

Las exportaciones, que crecieron un 12,1% respecto al año anterior (cuando hace cuatro meses se esperaba un incremento del 8 o 9%), y alcanzaron los 627 millones de euros, es decir el 66,2% de la producción total, permitieron mantener la producción total del sector.

Por destinos la demanda exterior procedió sobre todo de Alemania, Italia y Francia, en la Europa comunitaria; de China e India, en Asia, aunque descendieron los pedidos en el primero; México, Brasil y Argentina en el continente americano; y Rusia, que se situó en el octavo puesto.

Sin embargo, el mercado interior se mostró débil ya que el consumo aparente, es decir la producción más las importaciones menos las exportaciones, bajó un 9,3%.

Este dato es, según la AFM, la confirmación de una "preocupante tendencia" que se registra con altibajos desde años atrás.

Ante esta situación, el sector español, que ocupa la novena posición mundial como fabricante y la tercera en Europa, cree que las empresas, las instituciones y las entidades financieras deben "trabajar codo con codo" para adaptarse al nuevo escenario en condiciones de competitividad.

El presidente de AFM ha apuntado además que, a diferencia de otras crisis vividas, en ésta "la debilidad de unos mercados no se ve compensada con la fortaleza de otros", por lo que cree que la internacionalización es una palanca de negocio siempre y cuando se enfoque la estrategia "a dar soluciones a sectores concretos que traccionen la demanda, como son los relacionados con el transporte ferroviario, naval y aeroespacial y con la energía".

Arandia insiste en que el apoyo de las diversas administraciones es "más necesario que nunca" para este sector que "contribuye como pocos a divulgar una imagen de país tecnológico" por lo que propone que, además de las medidas orientadas a la contratación pública (carreteras, infraestructuras o equipamiento públicos), se apoye la modernización del parque de maquinaria actual para mejorar la competitividad de la industria española.

"Un ambicioso plan de renovación de medios productivos permitirá a nuestra industria sustituir maquinaria en muchos casos demasiado antigua, en dudosas condiciones de seguridad y con prestaciones deficientes, por modernos equipos precisos, seguros y productivos", añade el presidente de AFM.

También tiene previsto para afrontar el descenso del consumo interno de máquinas herramienta intensificar las reuniones de AFM con los principales sectores que utilizan máquina-herramienta en España.

A medio plazo además considera que innovación e internacionalización serán los ejes estratégicos del sector, aunque a corto plazo se requieren acciones "urgentes" por parte de "todos": empresas, colaboradores, instituciones y banca.

Entre ellas AFM cita continuar inyectando liquidez a la industria para propiciar la fluida financiación del circulante y con medidas que reduzcan la presión fiscal, así como fomentar la inversión en bienes de equipamiento industrial de tecnología avanzada, con planes de renovación del parque existente y medidas de financiación blandas.

Además reclama fórmulas de financiación de la I+D+i más cercanas a la empresa y "cuidar a las personas como el activo más importante del sector", para lo que sería necesario impulsar la formación, capacitación y mejora de las competencias, para salvaguardar el empleo y permitir una salida de la crisis en mejores condiciones.