50, la ampliación de Cercanías y la construcción de otro aeródromo

Ambiente distendido en un encuentro donde Aguirre señaló a Blanco que "obras son amores" y espera que cumpla sus compromisos

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

El nuevo ministro de Fomento, José Blanco, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, desbloquearon hoy cerca de una decena de proyectos que estaban paralizados en la Comunidad de Madrid y a los que ambos dirigentes se han comprometido a no retrasar para beneficiar a los madrileños y reactivar la situación económica de la región.

En buena sintonía, y manteniendo una relación que hacía mucho tiempo que no se veía entre un popular y un socialista, la presidenta hizo uso de un refrán, y señalando que "obras son amores", pidió a Blanco que cumpla con todo lo que se ha comprometido. "Tengo la ilusión y la esperanza de que, esta vez, el Plan de Cercanías de verdad se transforme", añadió, a lo que Blanco la interrumpió para apostillar: "Yo también tengo esperanza de que Esperanza confíe en nosotros".

Blanco dio vía libre a la Comunidad de Madrid para cerrar la M-50, si el Gobierno regional asume algunos cambios de este proyecto denominado técnicamente como 'construcción de la M-61', y anunció que presentará en la primera quincena de mayo con la presidenta autonómica el nuevo Plan de Cercanías, con 115 kilómetros y una inversión de 5.000 millones de euros.

Tras más de una hora y media de reunión, Blanco mostró su disposición a llegar a un acuerdo con la llegada del Metro a Torrejón de Ardoz y Majadahonda, y señaló que apoyará a la Comunidad en la construcción de un nuevo aeropuerto entre los municipios de El Álamo y Navalcarnero, para que el proyecto llegue "a buen puerto lo antes posible".

El responsable de Fomento también se comprometió a que el Cercanías llegue a la T-4 del Aeropuerto de Barajas desde Chamartín en el próximo año, acelerar las obras de Sol para que el tren esté pasando por esta zona en verano, y para que las obras de ampliación de Atocha comiencen inmediatamente con el fin de que llegue el AVE a Valencia el próximo año.

Según explicó Blanco, la política del Ministerio de Fomento está orientada "a luchar contra la crisis y reforzar al país para la reactivación económica", unos objetivos, que a su juicio, no se pueden acometer sin el "diálogo y la lealtad constitucional" con todas las comunidades autónomas y los ayuntamientos "independientemente del color político".

Prueba de ello, aseguró el ministro, es el encuentro --el primero con un presidente autonómico-- que ha mantenido con Aguirre esta mañana, y en el que también han acordado, con el fin de "facilitar la movilidad", que las obras de la R-1 queden licitadas en el mes de mayo, y proceder a la contratación de las obras de la R-3 una vez tengan concluido el informe de impacto medioambiental.

En este punto, la presidenta recordó que son necesarias las obras de la R-3 porque su vía paralela, la A-3, es la que más atascos concentra cuando los madrileños "intentar viajar a las playas más cercanas, las de Levante". Una situación que se produce de forma similar en la A-6, en territorio de la Comunidad de Castilla y León, pero que afecta a los madrileños cuando llegan de vacaciones a la altura del Puente de Guadarrama.

"Una concesionaria de la A-6 tiene pedido al Ministerio de Fomento que le autorice a poner una vez más después del túnel, otro carril más", explicó Aguirre, a lo que Blanco contestó que desconocían esta petición pero que, como el resto de asuntos tratados hoy, la contemplarán.

Con estas decisiones, el Gobierno central ha desbloqueado casi una decena de proyectos dando prioridad a algunos temas pero, no obstante, destacaron que han tenido en cuenta la situación de crisis económica, y que otros puntos, como la construcción del Aeropuerto en Campo Real o la habilitación del carril BUS VAO de todas las nacionales para la puesta en marcha del Metrobús, han quedado sin tocar.

POLÉMICO CIERRE M-50

El cierre norte de la M-50, que contempla la ejecución de un túnel bajo El Pardo, no tuvo el consentimiento de la anterior ministra, Magdalena Álvarez. Sin embargo, en la reunión de hoy Blanco, si bien recordó que en un principio hubo "discrepancias", explicó que Fomento, una vez que la Comunidad de Madrid "está en disposición de introducir las modificaciones oportunas, sobre todo, desde el punto de vista medioambiental", no pondrá "objeción alguna para que la Comunidad pueda acometer este proyecto".

Así, la presidenta autonómica explicó que los condicionantes medioambientales pasan por el soterramiento, y eso trae como consecuencia que haya que hacer un segundo túnel para no afectar en absoluto al Monte de El Pardo, uno por el que circularían los vehículos y otro para evacuación, seguridad y los humos.

"Este segundo túnel es para que los filtrados de los humos tengan también su propia vía, que no salgan al monte de El Pardo, sino que salgan filtrados y en otro lugar", añadió Aguirre, quien, por otro lado, apuntó que este nuevo plan "encarece la obra pero asegura que no va a tener ninguna afección medioambiental".

Cuando Blanco señaló que, por fin, el Plan de Cercanías para Madrid se iba a anunciar conjuntamente con el Gobierno regional, indicó que "va a modernizar y distender una red que recorre todo el territorio de la Comunidad de Madrid siendo más eficiente y facilitando un servicio de más calidad a los ciudadanos".

"Comprometerse con las Cercanías es comprometerse con los ciudadanos que viven en los municipios de la periferia de la Comunidad, y refuerza la cohesión social", manifestó Blanco, quien también recordó que impulsar el ferrocarril frente al coche ayuda a fomentar la movilidad sostenible y a reducir la emisión de gases contaminantes, una "prioridad" para el Ministerio que ya se recogió en el Plan Estratégico de Infraestructuras.

En este punto, aunque todo el encuentro se mantuvo con buenas palabras y gestos de buena voluntad, Aguirre recordó que este Plan ha sido anunciado hasta en siete ocasiones, pero que espera que esta vez sea la definitiva. Así, señaló que no tiene intención de quedarse con las Cercanías, "a diferencia de otras comunidades autónomas", sino que su objetivo, como ya se lo señaló al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, es planificar y coordinar.

"Entendemos que la organización del Estado es importante y ha funcionado bien hasta ahora", reconoció la presidenta, quien recalcó que lo que quieren, teniendo en cuenta que en Madrid hay un Consorcio Regional de Transportes, es "participar en el diseño y en la planificación de las nuevas infraestructuras, de las ampliaciones y de las inversiones de la red de Cercanías".

Por ello, apuntó que "es importantísimo" que Blanco haya accedido a esta petición "porque está relacionado con la mejor utilización del dinero de todos los españoles, y en la eficacia de la gestión en el transporte público ferroviario en la Comunidad".

Dentro de los acuerdos anunciados, Blanco destacó que en cuanto a la Alta Velocidad, la próxima semana se adjudicará la primera fase de la ampliación de Atocha, que supondrá una inversión inicial de 201 millones de euros. "Nos hemos planteado contratar la primera fase para estar en condiciones en 2010 de que la nueva estación pueda albergar el AVE que va a Valencia, que tiene previsiones de que pueda entra este año en servicio", explicó.

En cuanto a la estación de Sol de Cercanías, polémica por la duración de sus obras, Blanco reconoció que han sido muchas las "molestias" que han ocasionado a los ciudadanos, pero que, en el momento en que entre en funcionamiento este verano, dichos problemas van a ser sustituidos por los beneficios que van a generar. De hecho, anunció que también se ha comprometido a realizar una visita para que el Gobierno regional "pueda ver la magnitud de la obra".