ACS y Eiffage explotarán el AVE entre España y Francia durante más años para compensar el retraso

Francia garantiza la continuidad de la conexión con mejoras de la red francesa

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

El consorcio formado por ACS y Eiffage tendrá una compensación por el retraso en la puesta en servicio del AVE transfronterizo Figueres (Girona)- Perpignan (Francia), inicialmente previsto para 2009, según consta en la declaración común sobre Infraestructuras y Transportes firmada por los gobiernos de ambos países en la cumbre bilateral celebrada hoy.

La compensación consistirá básicamente en ampliar en unos años el plazo de explotación de la infraestructura, inicialmente fijado en cincuenta años, según indicaron a Europa Press en fuentes del sector. Está previsto que este AVE transfronterizo se ponga en servicio en 2010.

Según el documento surgido de la cumbre, España y Francia "han constatado" el acuerdo alcanzado con los concesionarios de este tramo de AVE sobre la compensación para mantener el equilibrio económico-financiero de la conexión, que "será formalizado a la mayor brevedad mediante una adenda al contrato de concesión".

Además, Francia garantizó la continuidad de esta conexión y, por ende, su rentabilidad, al asegurar que ha completado en los plazos previstos las obras de las instalaciones terminales en Perpignan. Asimismo, se ha comprometido a mejorar la conexión Perpignan-Montpellier para aumentar su capacidad, en tanto Francia debate sobre la construcción de una nueva línea ferroviaria entre las dos ciudades.

Está previsto que ACS e Eiffage pongan en servicio el AVE Figueres-Perpignan en 2010, aunque la conexión por AVE entre Barcelona y Figueres no está prevista hasta 2012, según ratificó hoy España.

Para ello, los trenes circularán por la línea convencional entre la Ciudad Condal y Figueres y, posteriormente, a través de un cambio de ancho, accederán al tramo trasfronterizo de AVE.

El AVE Figueres-Perpignan consta de 44,4 kilómetros de longitud, de los que 8,3 kilómetros corresponden a un túnel construido bajo los Pirineos. El proyecto ha supuesto una inversión de unos 1.000 millones de euros, de los que unos 600 millones provinieron de financiación pública de España, Francia y UE.

AVE VITORIA-DAX.

En la cumbre bilateral los dos gobiernos trataron también sobre los trabajos puestos en marcha para construir la otra conexión trasfronteriza de AVE con que contarán los dos países, la que unirá Vitoria y Dax.

En relación a este enlace en la fachada Atlántica, Francia manifestó que mejorará la actual línea convencional entre Burdeos y España para "permitir en buenas condiciones en el horizonte de puesta en servicio de la 'Y' vasca".

En el encuentro celebrado entre los máximos representantes del Ministerio de Transportes francés y del Ministerio de Fomento español, ambas partes mostraron además su disposición a triplicar en el medio plazo el actual volumen de tráfico ferroviario pirenaico de mercancías, de forma que suponga el 10% del total del transporte terrestre.

Además, convinieron en que las construcciones de infraestructuras y los servicios de transportes, "esenciales en el desarrollo de intercambios entre los dos países", constituyen "ahora más que nunca una respuesta a los desafíos presentes y futuros, y deben formar parte del plan de estímulo y recuperación de la economía".