Aguirre cree que el cambio del Gobierno con Madrid se debe a que su anterior actitud no dio al PSM "réditos electorales"

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

La presidenta autonómica, Esperanza Aguirre, consideró hoy que el cambio de actitud del Gobierno central con la Comunidad de Madrid se debe a que "quizá" se haya dado cuenta de que el comportamiento que había mantenido en los últimos cinco años con la región "no le ha dado al Partido Socialista de Madrid buenos réditos electorales".

"Quizá hayan pensado que su actitud en los últimos cinco años en contra de los madrileños no le ha dado al Partido Socialista de Madrid buenos réditos electorales", dijo Aguirre en rueda de prensa al ser preguntada por si conocía la razón por la que ahora Comunidad y Gobierno central mantienen una buena relación tras la reunión con el ministro de Fomento, José Blanco.

Precisamente a este encuentro se refirió la jefa del Ejecutivo autonómico, una cita que calificó de "normal" entre un presidente regional y un ministro, a pesar de la expectación mediática que la reunión levantó ayer. A su juicio, lo que no es usual es la relación que ambas administraciones mantenían cuando Magdalena Álvarez estaba al frente de la cartera.

"Lo normal es que un presidente autonómico se reúna con un ministro de Fomento que tiene a su cargo todas las inversiones en infraestructuras y se acuerda cuáles son las prioridades que en una comunidad autónoma deben de tener esas inversiones que tanta importancia tienen en el desarrollo, en el bienestar, en la prosperidad, en el crecimiento y pujanza de la comunidad", manifestó, al tiempo que insistió en que lo adecuado es que la "cooperación" sea el principio que reine en la relación entre ambas administraciones independientemente de su color político.

Acto seguido, apuntó que "lo raro" era lo que sucedía en tiempos de Álvarez, "donde el Gobierno no quiso ni construir la R-1 ni prolongar la R-3 ni cerrar la M-50" que, según recordó, "eran proyectos que estaban en el plan de infraestructuras del Ministerio de Fomento".

"La Comunidad dijo que las haría y cuando sacó a licitación esos proyectos, (el Gobierno central) lo recurrió y lo paralizó en el Tribunal Constitucional alegando que eran competencia suya", destacó la dirigente regional.

OBRAS CON COLABORACIÓN PRIVADA

Aguirre recordó que tras la reunión de ayer, la Comunidad de Madrid llevará a cabo muchas obras y matizó que algunas de ellas contarán con la colaboración de la iniciativa privada. Además, quiso dar especial importancia al Plan de Cercanías, en el que dijo depositar "mucha ilusión".

"Ese plan se ha presentado seis veces desde que está en el Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero. Ésta es la séptima. Esperemos que a la séptima vaya la vencida. El señor ministro ha tenido la amabilidad de conceder que la Comunidad de Madrid lo conocerá previamente", aseveró.

Desde su punto de vista, es "imprescindible" que Comunidad y Ministerio coordinen sus inversiones para llevar a cabo estas ampliaciones tal y como se comprometió a hacer el presidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, en la entrevista que mantuvo con ella en agosto de 2004. "Por fin esto se va a cumplir y yo estoy muy contenta", agregó.

La presidenta madrileña retomó el refrán que utilizó ayer en su comparecencia ante los medios ('Obras son amores y no buenas razones') y dijo que confía en que Blanco cumpla el Plan de Cercanías "que los madrileños necesitan tanto".

Además, apuntó que la obligación del ministro y la suya como dirigente regional es "mirar por que la construcción de infraestructuras que los madrileños necesitan se haga de la manera más eficiente posible". Por ello, indicó que la "descoordinación" entre las Cercanías y el metro "es algo nocivo para los madrileños".

"Creo que es lo normal que nos coordinemos, pero como no ha sido lo normal en los últimos cinco años, quizá por eso al entrevista de ayer ha tenido el relieve mediático que ha tenido", afirmó.

A pesar de destacar la buena relación que la Comunidad de Madrid mantienen ahora con el Ministerio de Fomento tras la marcha de Magdalena Álvarez, Aguirre quiso recordar que nunca ha tenido "empaño en criticar al Gobierno de la Nación" cuando ha creído que ha actuado en contra de los intereses de los madrileños y señaló que Zapatero, en su remodelación de Gobierno, ha decidido cesar a la ministra que quería verla "colgada de una catenaria o tumbada en la vía" y nombrar a Blanco, a quien, dijo, "todo el mundo le reconoce una gran experiencia política".