(Ampl.) Las empresas españolas se unen bajo la marca 'Alta Velocidad Española' para entrar en EE.UU.

El responsable de Transportes de Obama expresa su "deseo" de que les "ayuden" a desarrollar su AVE

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

Las empresas españolas relacionadas con la construcción del AVE se presentaron hoy unidas bajo la garantía de la marca 'Alta Velocidad Española' ante la Administración de Estados Unidos para lograr entrar en el plan ferroviario de 8.000 millones de dólares (unos 5.700 millones de euros) que desarrollará este país.

Tras el encuentro mantenido hoy con los representantes estadounidenses, las principales firmas de los sectores de ingeniería, construcción, sistemas y fabricación de trenes AVE españolas mostraron su convencimiento de poder competir con sus homólogas alemanas y francesas en el mercado norteamericano.

De su lado, el secretario de Estado de Transportes estadounidense, Ray LaHood, destacó a las firmas españolas como "parte fundamental del esfuerzo realizado por España en Alta Velocidad" y mostró su "deseo" de que "ayuden" a Estados Unidos en el desarrollo de su red ferroviaria.

Así, el representante de la Administración Obama aseguró que mantendrá los contactos con los empresarios españoles, que tendrán continuación con una próxima visita de una delegación española a Estados Unidos, para la que aún no hay fecha.

En rueda de prensa, LaHood evitó realizar comparaciones sobre el AVE español y los de Francia y Alemania, visitados previamente también esta semana, pero destacó que España cuenta con uno de los sistemas de Alta Velocidad "más extraordinarios" que ha conocido.

EL AVE MÁS RÁPIDO.

"Ayer viajamos a 300 kilómetros por hora, la velocidad más alta que yo he alcanzado en un tren y estábamos tan tranquilos, charlando y disfrutando del viaje con extraordinaria comodidad", indicó el miembro de la Administración de Obama, que confesó haber "aprendido mucho" en su visita a España.

El secretario estadounidense, que a primera hora de la mañana fue recibido por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ratificó que el AVE constituye una de las "prioridades" de Obama dentro de su estrategia global de apuesta por un transporte más sostenible y de que "América se convierta en el líder mundial del cambio climático". "En AVE no podemos serlo, porque ya lo es Europa", reconoció.

Por su parte, el ministro español insistió en que el desarrollo de AVE ha sido posible gracias a la "extraordinaria cualificación y competitividad de las empresas españolas".

Blanco reiteró su "satisfacción y orgullo" por que Estados Unidos se haya interesado por el AVE español. "Esperamos que pueda ser útil para Obama y poder redoblar así la colaboración entre los dos países", apuntó. De momento, anunció que la firma de ingeniería pública Ineco abrirá próximamente una delegación en el país norteamericano.

El medio centenar de empresas que hoy se reunieron con la delegación de Estados Unidos en el Ministerio de Fomento reconocieron que el plan ferroviario de Estados Unidos está aún "muy verde" pero, pese a ello, destacaron su interés por participar. Asimismo, manifestaron que, al menos, supone un cambio de estrategia respecto a las prioridades de Administraciones anteriores, más orientadas hacia el transporte por carretera y el avión.

Así, lo indicaron tras el encuentro empresarios asistentes que comparecieron ante la prensa: como el presidente de Talgo, Carlos Palacio; el vicepresidente de Acciona, Juan Ignacio Entrecanales, y el presidente del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, Javier Gómez-Navarro.

Entre el resto de compañías que bajo la garantía de la marca 'AVE' se presentaron ante Estados Unidos destacan dirigentes de, además de Acciona, del resto de las seis grandes constructoras cotizadas (ACS, Ferrovial, FCC, Sacyr Vallehermoso y OHL), del grupo de concesiones Abertis, otras medianas constructoras (Isolux, San José, Azvi, Aldesa, Comsa y Copasa), firmas de sistemas tecnológicos (Indra, Abengoa, Elecnor) fabricantes ferroviarios radicados en España (Alstom, CAF, Talgo, Siemens, Bombardier y Vossloh) y las empresas públicas Adif y Renfe, figuran entre los asistentes al encuentro.

Con esta visita, Estados Unidos responde a la invitación que el ministro de Fomento cursó nada más acceder al cargo y después de que Obama destacara el éxito del AVE Madrid-Sevilla español en la presentación de su plan de inversión ferroviaria.