Blanco cree que los alcaldes darán la "fortaleza" necesaria para que Vázquez sea presidente en 2013

Cree que los socialistas "nunca debieron perder" el contacto con los gallegos y lo ve causa de que los "bajaran" del coche oficial

PONTEVEDRA, 24 (EUROPA PRESS)

El vicesecretario general del PSOE y ministro de Fomento, José Blanco, apostó hoy por "mimar" a los alcaldes con los que ya cuenta el partido y a los que se lograrán en 2011, puesto que, a su juicio, son los que otorgarán al partido la "fortaleza" necesaria para que el nuevo secretario xeral del PSdeG, Manuel Vázquez, sea presidente de la Xunta en 2013.

Durante la clausura de la primera jornada del congreso que los socialistas gallegos celebran en Pontevedra con el fin de elegir su nueva dirección, Blanco aplaudió que hoy "se inaugura un nuevo tiempo y un nuevo proyecto, con nuevas ilusiones, expectativas y liderazgo", aunque con los mismos "principios, ideas, aspiraciones y deseo de progreso y bienestar para todos los gallegos".

Así, se mostró partidario de "hacerlo bien" desde una oposición que "sepa dialogar, pero también decir que no" y que "confronte, pero que sepa concertar y acordar con el gobierno". "No podemos permitir que Galicia ponga la marcha atrás, vaya Feijóo en el coche que vaya", ironizó, y agregó su convencimiento de "la oposición es sólo el paso previo antes de alcanzar el gobierno en 2013".

En este sentido, abogó por "reivindicar lo hecho por el gobierno de Touriño" y "recuperar el contacto con la gente que nunca se debió haber perdido" como condición necesaria para la vuelta del PSdeG a la Presidencia de la Xunta.

"Los ciudadanos nos han bajado del coche oficial para que volvamos a hablar con ellos y para que recuperemos la sintonía que teníamos antes, la que nos llevó a gobernar en 2005", apuntó, y consideró que si el partido vuelve a "acercarse" a la sociedad, la sociedad los volverá a "subir al coche oficial en 2013".

"MADUREZ DEMOCRÁTICA"

Por otra parte, Blanco elogió la "madurez democrática" de un partido que "supo resolver" una situación derivada del "revés" electoral "pensando más en el futuro y lamentándose poco de lo hecho mal para no merecer la confianza de los gallegos".

Así, se mostró "orgulloso" de la decisión tomada por los socialistas gallegos al aupar a Vázquez a la Secretaría Xeral y auguró que éste será "un líder excepcional". "Es un político con experiencia, que conoce y respeta a este partido y que sintoniza con este país", enfatizó, al tiempo que elogió la "seguridad, solvencia y hambre de futuro" que caracterizan al ourensano.

"Es lo que necesita el partido para salir adelante y recuperar la confianza de la gente, trabajar con sentimientos, pasión y trabajo", arengó, y mostró su convencimiento de que el partido "va por el buen camino". "Hemos sentado las bases de un proyecto sólido que se va a comer el mundo", proclamó, y animó a todos los presentes a "ganar la calle, conectar con la gente y ganar el futuro".

José Blanco puso punto y final a su intervención asegurando a los socialistas gallegos que será el militante que "más se va a entregar al proyecto que hoy emerge".

AVE

Por otra parte, Blanco explicó que, como titular de Fomento, ha tomado una primera decisión "difícil" al revisar el trazado del AVE, y apuntó que tenía que "optar por las prisas" o por un tren que llegara "a buen puerto", y que suponga que "Galicia no pierda el tren del futuro". A ese respecto, insistió en que debió elegir "una alta velocidad como la de Cataluña y Andalucía, o con menos prestaciones", y que tomó la decisión de que fuese un AVE "en las debidas condiciones".

El ministro de Fomento subrayó que "como ministro y como gallego" no podía "soportar" la carga de tomar una decisión "que hipotecara el futuro de la alta velocidad", por lo que pidió a la gente "que comprenda, más allá de las prisas" la opción que tomó. Asimismo, volvió a afirmar que no acusará a los responsables del actual trazado, diseñado en 2003, sino que asume su responsabilidad "por Galicia y por los gallegos".

Por otra parte, el vicesecretario de los socialistas también hizo referencia a su condición de responsable estatal de las infraestructuras, y aseguró que le embarga "una profunda emoción" al ser la primera vez que se dirigía, como ministro, a sus "compañeros de siempre". En ese sentido, reconoció que a ellos se lo debe "todo", y que, a pesar de las discrepancias, ha estado "por encima de todo", el "compromiso con el partido, la lealtad y la entrega con quien ha dirigido el partido en el pasado, presente y futuro".