Bolonia.- Puig (CDC) ve "cobardía política" en el cese del director de la Policía y responsabiliza a Montilla y Saura

BARCELONA, 26 (EUROPA PRESS) El secretario general adjunto de CDC, Felip Puig, consideró hoy que el cese del director general de la Policía, Rafael Olmos, es un "acto de cobardía política" del presidente de la Generalitat, José Montilla, a quien acusó, junto al conseller de Interior Joan Saura, del "desgobierno" de los Mossos d'Esquadra. Puig esperó que la manifestación convocada hoy por los estudiantes contra el Plan de Bolonia --tras la carga policial de la semana pasada-- se desarrolle "dentro los mecanismos de la libertad de expresión y, al mismo tiempo, de la garantía de orden, seguridad y libertad para todos los ciudadanos". Para Puig, el problema no es Olmos, sino que Saura es el verdadero "problema" que provoca la "falta de confianza de la policía en sus propias fuerzas y la pérdida de prestigio y credibilidad de los Mossos". Para Puig, el máximo responsable de todo ello es Montilla, por "mantener y se perpetuar este problema (Joan Saura) y no aportar soluciones a la situación de absoluto desgobierno en la seguridad del país". "Es un acto de cobardía política que cese a un director general cuando todos tienen identificado que la crisis de confianza en la policía catalana está provocada por el conseller Saura y la irresponsabilidad de José Montilla", concluyó. En cambio, la portavoz de ERC en el Parlamento catalán, Anna Simó, rechazó valorar el cese de Olmos hasta que se produzca oficialmente y hasta la comparecencia parlamentaria de Saura, porque, de otra manera, se está haciendo un "flaco favor al cuerpo, al debate y a la serenidad". Eso sí, vio "lamentable" la polémica previa a la comparecencia de Saura sobre quién será la persona "sobre la cual se quiere hacer caer" la actuación de los Mossos del 18 y 19 de marzo. Espera que, como ERC, todos los partidos "quieran llegar hasta el fondo de la cuestión y no se queden sólo con cabezas que ruedan, porque debe haber muchas más aclaraciones". Puig hizo estas declaraciones tras participar en la presentación de un manifiesto de la Plataforma pel Dret de Decidir para deslegitimar al Tribunal Constitucional por su futura sentencia sobre el Estatut.