El alcalde anuncia que Fomento ha modificado "completamente" la reordenación ferroviaria

SANTANDER, 8 (EUROPA PRESS)

El alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, anunció hoy que el Ministerio de Fomento ha modificado "completamente" la reordenación ferroviaria aprobada por todas las partes implicadas en el proceso, y ha presentado un planteamiento urbanístico, "y por tanto económico", que es "completamente diferente" y que no permite aplicar la solución consensuada.

A preguntas de la prensa, De la Serna explicó que el planteamiento de Fomento, que el Ayuntamiento conoció la semana pasada en una reunión con el secretario de Estado, "modifica por completo" la solución que se había "debatido, aprobado y entendíamos que consensuado en Madrid", sin que el Consistorio sepa las razones de esta decisión, que supone "una gran transformación y repercusión sobre lo planteado inicialmente" y que "tira a la basura cuatro años de trabajo".

Al respecto, el regidor comentó que mientras el Ayuntamiento acudió a Madrid pensando que "sólo había un pequeño desacuerdo en un asunto concreto de edificabilidad", y por lo tanto, esperando alcanzar un acuerdo sobre la ordenación ferroviaria, el Ministerio le "sorprendió" con una propuesta que "cambia sustancialmente la ordenación urbanística en superficie en su conjunto".

De hecho, apuntó que el carácter "urbanístico, y por tanto económico" del planteamiento de Fomento no permite aplicar la solución consensuada, "que ya no puede ser así". En este sentido, recordó que, entre otras actuaciones, se contemplaba una zona urbanizada en Cajo, zonas residenciales, dotaciones y equipamientos para Castilla-Hermida y una torre singular de 140 metros.

Este "replanteamiento", según De la Serna, tiene "una grandísima transcendencia para el futuro de la ciudad" y por ello consideró que "hay que ser responsables" para tomar una decisión "que va a afectar al futuro de Santander, que va a trascender esta legislatura y la siguiente".

En este sentido, advirtió en que sería "irresponsable" adoptar ahora una decisión que "lastrara la ciudad para el resto de los años y que abocara a los vecinos de Castilla-Hermida a una solución urbanística de la que nos podemos arrepentir en muy poco tiempo".

Por ello, señaló que la propuesta debe tratarse con "prudencia y rigor", y por este motivo el Ayuntamiento la está analizando para conocer "exactamente" su "repercusión". Posteriormente, se dará a conocer a la opinión pública.