El secretario de Transportes de Obama, "impresionado" con su viaje en el AVE español

MADRID/ZARAGOZA, 29 (EUROPA PRESS)

El secretario de Transportes de la Administración de Estados Unidos, Ray LaHood, se confesó "impresionado de poder viajar a 300 kilómetros por hora" tras probar en la tarde de hoy el AVE español realizando un viaje entre Madrid y Zaragoza acompañado por el ministro de Fomento, José Blanco.

El responsable de Transportes de Obama calificó el sistema ferroviario español de Alta Velocidad como el "más vanguardista del mundo".

"Los americanos que han probado la Alta Velocidad siempre me han preguntado por qué en Estados Unidos no había, ellos también quieren tener AVE", manifestó LaHood a los medios de comunicación tras visitar en la estación de Zaragoza-Delicias el centro de control del tráfico del AVE.

De su lado, el ministro de Fomento ratificó "la buena impresión" que el trayecto en AVE causó a su homólogo estadounidense, quien, según Blanco, realizó "comentarios elogiosos y muy positivos" durante el viaje en tren.

El titular de Fomento consideró que la visita de Estados Unidos al AVE español "es un motivo de satisfacción", que además corrobora que el "AVE español es un ejemplo por su tecnología y los kilómetros en servicio".

El viaje en el AVE Madrid-Zaragoza constituyó el primer acto de la agenda que Fomento ha preparado para la primera visita a España de un miembro de la Administración de Barack Obama, cuyo objetivo es conocer el sistema ferroviario de Alta Velocidad español.

VIAJE

El responsable de Transportes de Obama llegó sobre las 16.00 horas de la tarde a la estación de Madrid-Atocha, donde ya le esperaba el titular de Fomento. Junto a sus respectivas comitivas tomaron el tren de las 16.30 horas con destino a Zaragoza. El tren era uno de los fabricados por el consorcio Talgo-Bombardier, de servicio regular.

Un poco antes de las 18.00 horas, ambas delegaciones llegaron a la estación de Zaragoza-Delicias, donde fueron recibidos por el presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, que se unió a la comitiva que venía de Madrid, con la que visitó el centro del control de circulación de trenes AVE situado en la propia estación.

Iglesias manifestó a los medios de comunicación, una vez que el secretario de Transportes de Estados Unidos y el ministro de Fomento español regresaron a Madrid, que había sido una "gran satisfacción" poder mostrar una "gran infraestructura" como el AVE.

También, que Zaragoza --a la mitad de camino entre Madrid y Barcelona-- sea un "punto de referencia y de interés" para un país "tan importante" como Estados Unidos.

Iglesias precisó que el AVE es una "gran revolución por la velocidad y la eficiencia" que ha demostrado durante los años que lleva funcionando y aseguró que el secretario de Transportes estadounidense ha quedado "muy impresionado".

ENCUENTRO EMPRESARIAL.

El grueso de la agenda de la visita norteamericana tendrá lugar mañana sábado. A las 9.00 horas, LaHood será recibido por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Una hora más tarde, la delegación estadounidense mantendrá un encuentro con medio centenar de empresas españolas entre constructoras, fabricantes de trenes, sistemas e ingenierías, entre otras, organizado por Fomento y las Consejo Superior de Cámaras de Comercio.

Los principales dirigentes de las seis grandes constructoras cotizadas (ACS, Acciona, Ferrovial, FCC, Sacyr Vallehermoso y OHL), el grupo de concesiones Abertis, otras medianas constructoras (Isolux, San José, Azvi, Aldesa, Comsa y Copasa), firmas de sistemas tecnológicos (Indra, Abengoa, Elecnor) fabricantes ferroviarios radicados en España (Alstom, CAF, Talgo, Siemens, Bombardier y Vossloh) y las empresas públicas Adif y Renfe, figuran entre los asistentes al encuentro.

Con esta visita, Estados Unidos responde a la invitación que el ministro de Fomento cursó nada más acceder al cargo y después de que Obama destacara el éxito del AVE Madrid-Sevilla español en la presentación de su plan de inversión ferroviaria.

El plan ferroviario anunciado por Obama supondrá una inversión de unos 8.000 millones de dólares (unos 6.000 millones de euros) para construir una red de corto y largo recorrido con trenes que circulen a una velocidad de unos 240 kilómetros por hora. En la actualidad, apenas cinco líneas férreas de Estados Unidos superan los 127 kilómetros por hora.