Hereu apela a que el tren tarde lo mismo en ir a Lyon que a Madrid

Desea que la visita de Blanco sea el "impulso definitivo" a la financiación de la Sagrera

BARCELONA, 29 (EUROPA PRESS)

El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, apeló hoy a que el AVE entre Barcelona y Lyon tarde lo mismo que la línea que enlaza la capital catalana con Madrid después de que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, asegurara ayer que la conexión entre Barcelona y la ciudad del país vecino se podrá hacer en menos de cuatro horas en 2012.

Hereu lo dijo trar ser preguntado por los periodistas en comparación con la línea de Madrid, cuyo trayecto supera los 600 kilómetros, una distancia similar a la que separa Barcelona de Lyon, y se completa en 2 horas y 35 minutos con trenes directos. Según el alcalde, "el objetivo y la exigencia" es trabajar por el alta velocidad. "Iguales distancias son igual periodo en el tiempo", concluyó.

El alcalde consideró el anuncio de Sarkozy como "el impulso definitivo" para tirar adelante la conexión hispanofrancesa en AVE. Una vez termine el debate público sobre la construcción del tramo francés en el que participa el Ayuntamiento catalán, cuya participación toma ahora "pleno sentido", se tratará de convertir las ideas en proyectos "lo antes posible".

"Es una de las mejores noticias que hemos tenido respecto a la conexión de Barcelona con Europa", remachó el alcalde, y añadió que el impulso del Corredor Mediterráneo con la conexión que Barcelona, Catalunya y la Eurorregión tendrán con el centro y norte de Europa es necesario "para el futuro desarrollo social y económico" del ámbito.

También deseó que la visita de la semana que viene del ministro de Fomento, José Blanco, sirva "como mínimo" para dar el "impulso definitivo necesario" a la financiación pública de la estación del AVE de la Sagrera, que esperó concretar en las próximas semanas, después de que la crisis impida costearla parcialmente con las plusvalías del hotel y las oficinas previstas encima.

Hereu apostó por recordar la obligación legal de que la capital catalana debe estar presente en el sistema de gestión de Cercanías en la región metropolitana, como recogen el Estatut y la Carta Municipal. El modelo de gestión debe ir vinculado al Plan de Cercanías de mejora de las infraestructuras, del que apostó por hacer seguimiento de las inversiones.