La Comunidad Autónoma fue la pidió, y por escrito, a Renfe que suprimiera los dos servicios entre Murcia y Cartagena

González Tovar ve "sorprendente y difícilmente entendible" que el Gobierno regional reclame ahora a Renfe que mantenga ambos servicios

MURCIA, 7 (EUROPA PRESS)

La Comunidad Autónoma fue la que pidió, y por escrito, a Renfe la supresión de dos servicios de la línea Murcia-Cartagena, aduciendo su bajo volumen de viajeros y concretando incluso los servicios suprimibles, debido a sus limitaciones presupuestarias, según indicó hoy el director del área de Fomento de la Delegación del Gobierno en Murcia, Diego Peñarrubia.

De esta forma, Peñarrubia se pronunciaba por las declaraciones realizadas por la directora general de Transportes y Puertos de la Consejería de Obras Públicas y Ordenación del Territorio, Carmen Sandoval, quien solicitó ayer a Renfe que "mantenga el mayor número de servicios entre Murcia y Cartagena, ya que no puede ser que una vez más los ciudadanos de esta Región sufran la supresión de servicios ferroviarios".

Peñarrubia explicó que la propia Sandoval es la que firma el escrito remitido a Renfe con fecha del pasado 31 de marzo, y en el que textualmente se dice que "resulta conveniente la supresión en el presente año 2009 de los servicios correspondientes a los citados trenes, el 14518 del trayecto Murcia-Cartagena y el 14519 de Cartagena-Murcia", y añade que "todo ello con la mayor urgencia" y "a partir del 1 de abril".

En este sentido, Peñarrubia aclaró, tras la rueda de prensa ofrecida por el delegado del Gobierno para hacer balance de la actuación de la Demarcación de Costas en 2008, que el tren 14518 era el que salía de Murcia a las 18.08 horas con llegada a Cartagena a las 18.59 horas, mientras que el 14519 se trataba del que salía de Cartagena a las 19.31 horas y llegaba a Murcia a las 20.20 horas.

Por todo ello, el delegado del Gobierno en Murcia, Rafael González Tovar, calificó de "sorprendente y difícilmente entendible" que el Gobierno regional reclame ahora a Renfe que mantenga ambos servicios, al tiempo que aseguró que "los servicios públicos hay que valorarlos por su utilidad social", recordando que recientemente también se suprimió la línea de autobús que unía la capital regional con el aeropuerto de San Javier.

En cuanto a la posible solución a la situación actual, Peñarrubia indicó que, "desde hace una década, existe un convenio anual por el que la Comunidad Autónoma se compromete a pagar a Renfe la diferencia entre el coste del servicio y los ingresos que genera en el transporte de pasajeros de Murcia a Cartagena".

El pasado año, el importe de ese convenio fue de 1,2 millones de euros, que cubría los 14 trayectos de media distancia que hay entre Murcia y Cartagena. Para este año, el Gobierno regional comunicó que dejaba congelada la cifra por limitaciones presupuestarias, pero el coste del servicio había aumentado en 200.000 euros. Por ello, propuso suprimir las dos citadas líneas, al tener un bajo volumen de viajeros.

200.000 EUROS MÁS

Peñarrubia recalcó que "si la Comunidad Autónoma sigue subvencionando la totalidad del coste del servicio, Renfe encantada", por lo que si el Gobierno regional finalmente decide implementar los 200.000 euros necesarios "no habría ningún problema" en volver a los 14 trayectos que estaban operativos en 2008.

De hecho, avanzó que "parece que ya ha habido un contacto, por parte de la directora general de Transportes y Puertos, con Renfe en el día de ayer".

Igualmente, matizó que "el papel de Renfe en este y otros servicios de media distancia en España se limita a proveer un servicio fijado con la comunidad autónoma correspondiente en función de su capacidad presupuestaria".

Por último, Peñarrubia comentó que el servicio de las 18.08 horas de Murcia a Cartagena registró el pasado año un total de 4.214 viajeros, mientras que la que va de Cartagena a Murcia con salida a las 19.31 horas contabilizó en 2008 un total de 5.761 pasajeros. La media de los servicios de la mañana de esa misma línea es de unos 8.000 pasajeros anuales.