La presentación del Plan de Cercanías vuelve a reunir a Blanco y Aguirre en otro encuentro cargado de buenas intenciones

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

La presentación del Plan de Infraestructuras Ferroviarias de Cercanías para Madrid volvió a reunir hoy al ministro de Fomento, José Blanco, y a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, en un encuentro cargado de sintonía, sonrisas y buenas intenciones, puesto que como señaló la propia dirigente autonómica, recoge "la inmensa mayoría" de sus peticiones.

Acompañados de multitud de alcaldes cuyos municipios se verán beneficiados con el nuevo plan, ambos dirigentes volvieron a dedicarse palabras de elogio y agradecimiento con una cercanía bastante dispar de la que mostraban la presidenta madrileña y la antecesora de Blanco, Magdalena Álvarez.

La primera en intervenir en el acto de presentación de los nuevos proyectos fue Aguirre, que abrió su discurso agradeciendo a Blanco su invitación para presentar dicho Plan, un compromiso que asumió el ministro hace poco más de un mes cuando ambos mantuvieron su primer encuentro para abordar los planes en esta materia. Aquella cita supuso el primer paso de colaboración entre ambas administraciones y el desbloqueo de varios proyectos.

Aguirre no desaprovechó la ocasión para recordar que aunque es bienvenido el Plan porque "sin duda" beneficiará a todos los madrileños, éste se ha anunciado hasta en siete ocasiones y la Comunidad ha estado durante nueve años con un transporte pensado para cinco millones de habitantes cuando en este periodo se ha incrementado en más de un millón.

"Hubiera querido que el Plan llegará antes pero lo importante es que Madrid ya cuenta con él", matizó la presidenta en un tono muy cordial recalcando, además, que en el Gobierno regional están "muy contentos y esperanzadores" con lo que este Plan, de 5.000 millones de euros y 115 kilómetros nuevos, establece.

LA "VARA" DE GÓMEZ

Por su parte, las primeras palabras del ministro fueron para el secretario general del Partido Socialista de Madrid (PSM), Tomás Gómez, que, según el propio Blanco, le dio "mucho la vara" para negociar y sacar adelante este proyecto que durante años ha servido de arma arrojadiza entre el Gobierno regional y la oposición ostentada durante las últimas legislaturas por el PSOE.

Precisamente, Gómez estuvo acompañado en el acto del portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, David Lucas, y del diputado regional Modesto Noya, que compartió asiento con el portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, David Pérez, y el portavoz de IU en materia de Transportes en el Parlamento madrileño, Fausto Fernández, además del delegado de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Pedro Calvo.

Ante todos ellos, Blanco no dudó en destacar en primer lugar que la presentación de este Plan de Cercanías, cuyo proyecto estrella es un eje transversal que unirá el Corredor del Henares con el suroeste por el centro de Madrid, "es fruto de la concertación entre el Gobierno y la Comunidad".

Para Blanco, las Cercanías en Madrid "funcionan con eficacia", gracias, a su juicio, a "la gran labor de Renfe, Adif y Fomento", pero reconoció que su red necesitaba ser mejorada y ampliada, y que, por ello, el Gobierno central va a realizar un "esfuerzo inversor" que suponen los 5.000 millones de euros que se destinarán a esta materia hasta 2015.

Al término del acto, que empezó muy puntual y duró poco más de cuarenta y cinco minutos, se hicieron pocos corrillos de políticos, que, tras escuchar un discurso de Blanco cargado de menciones al respeto del medio ambiente y uso del transporte público, cogieron sus respectivos vehículos para continuar con su agenda.