Montilla aboga por cambiar la concepción "centralista" por una "España en red" que una esfuerzos para acometer reformas

Pons (AVE) pide que Camps y Montilla "aproximen posturas" y colaboren con "respeto mutuo, independencia de criterios y lealtad"

VALENCIA, 13 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Generalitat de Catalunya, José Montilla, abogó hoy por "corregir un diseño demasiado pensado bajo una concepción radial y centralista" para "hacer posible la explosión del potencial de amplias realidades territoriales como la formada por el Arco Mediterráneo", dado que, en su opinión "la España en red es la que tiene futuro, tanto económico como político".

En concreto, se mostró partidario de "sumar esfuerzos" a la hora de acometer las "reformas adecuadas" para cambiar el modelo de crecimiento económico y "aprovechar los efectos positivos de la crisis" para llevar a cabo las pertinentes reformas estructurales.

Montilla se pronunció en estos términos hoy en Valencia durante su intervención en el pleno de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), en el que señaló que ese cambio de concepción es necesario porque "durante décadas, los diferentes ejecutivos centrales han primado el equilibrio interior y la redistribución por encima de la competitividad, pero ahora estamos en un punto en el que corren peligro tanto una como otra", dijo.

En este sentido, hizo hincapié en la "necesidad" de acometer importantes reformas y ofreció al Estado "la máxima colaboración y lealtad". "En un Estado como el nuestro --prosiguió--, fuertemente descentralizado como es hoy España, los presidentes de las diversas naciones, nacionalidades y comunidades autónomas no sólo tenemos el derecho, sino la obligación de pensar, de hablar y de proponer iniciativas también para el conjunto de España".

"Que Catalunya sea mi prioridad, nunca implicará que me desentienda de un proyecto plural con el que me siento implicado", insistió Montilla, quien resaltó que "en la actual coyuntura, hace falta más que nunca actuar con rapidez, ganar fortaleza y demostrar ambición colectiva".

Resaltó que es "un momento trascendente para el futuro de la Comunitat Valenciana y de Catalunya" en el que, "después de años de insistir, el Gobierno de España ha entendido que el Eje Mediterráneo tenia que ser una prioridad, y ha comenzado a tomar decisiones al respecto", por lo que estimó que "seria imperdonable que no aprovechásemos esa circunstancia y esa oportunidad en beneficio mutuo. Y la hemos de aprovechar juntos, sumando esfuerzos", recalcó.

"ACTUAR COORDINADAMENTE"

Así, Montilla sostuvo que "la sociedad catalana y la valenciana ya hace tiempo que trabajan sumando esfuerzos", por lo que las instituciones deben "actuar coordinadamente" también y ser "conscientes" de que juntas serán "más fuertes". "Debemos empujar en la misma dirección, porque compartiendo estrategias y objetivos llegaremos más lejos, antes y más fuertes", subrayó.

Montilla indicó que en el encuentro mantenido previamente con su homólogo valenciano, Francisco Camps, le reiteró "el interés que tendría para la Comunitat Valenciana participar, seguramente con otros territorios, en el proyecto de Eurorregión Pirineos-Mediterráneo" a la hora de "ejercer de lobby en los proyectos de infraestructuras" comunes y ello, "siempre desde el espíritu de respeto mutuo y trabajo en común, en pie de igualdad".

"Es mucho más lo que nos une que lo que nos separa", sentenció Montilla, quien remarcó que "las estrategias comunes, sumadas, compartidas y coordinadas nos harán ganar a todos y ser más fuertes", y reivindicó que el esfuerzo de los gobiernos autonómicos "ha de ser complementado necesariamente por reformas que se habrían de impulsar desde el Gobierno central y desde la Unión Europea".

"EFECTOS POSITIVOS" DE LA CRISIS

En este punto, resaltó que todos los esfuerzos deben centrarse en "aprovechar los efectos positivos de la crisis" para acometer una "mejora del capital humano" y "compartir el problema del paro", así como para dar un "impulso decisivo" a la obra pública, abordar las infraestructuras necesarias y los grandes ejes de comunicación, y "recuperar el tiempo perdido" respecto al Corredor Mediterráneo.

Respecto a las reformas estructurales que deberían llevarse a cabo para posibilitar el cambio de modelo de crecimiento, citó la conveniencia de cambiar el sistema de relaciones laborales, el sistema educativo y el mercado de vivienda y acelerar la transformación de algunos sectores como el comercio, servicios, transporte y energía para incrementar su productividad.

"La reforma es más urgente que nunca y no podemos usar la crisis como excusa para retrasarla", subrayó Montilla, quien alertó de que "cuando más tardemos a ponernos, más tardaremos a ver los resultados y más se resentirá la economía y el conjunto de nuestros ciudadanos y empresas".

Por su parte, el presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), Francisco Pons, reivindicó que "hace falta que los dos presidentes de las Generalitats --Montilla y Camps-- aproximen posturas para facilitar impresiones y conectar al máximo las dos sociedades y el mundo empresarial", puesto que ambas regiones constituyen, junto con Madrid, "el triángulo de oro de la economía española, principal motor económico de España y del sur de Europa".

CORREDOR MEDITERRÁNEO Y ENERGÍA NUCLEAR

Planteó deben abordar el "futuro de megarregiones" en la economía global, el carácter "imprescindible" del Corredor Mediterráneo, la urgencia de "facilitar las transferencias hídricas necesarias para que el potencial de desarrollo no se vea estrangulado", la creación de "una estrategia de ordenación y comunicación que ponga en valor el gran polo de atracción turístico, residencial y de ocio que conforman las dos regiones", y el fortalecimiento y coordinación de su sistema de innovación.

Abogó además por impulsar una política energética orientada hacia "una energía que tiene que ser más potente, más importante y que dé más garantías de futuro", para lo que estimó necesario estar "un poco más abiertos a estudiar la mayor implantación de la energía nuclear" y, en definitiva, por lograr "una coordinación de actuaciones a nivel político y a nivel económico y empresarial".

Resaltó así el "valor de la colaboración estratégica" entre ambas regiones "desde el respeto mutuo, la independencia de criterios y la lealtad", al tiempo que hizo hincapié en los "muchos retos y no pocos pasos a dar" que poseen y valoró el "acelerón para unir esfuerzos" dado con los encuentros mantenidos hoy. "Juntos y bien coordinados podemos hacer mucho, por separado y distantes, perderemos muchas oportunidades y tal vez el futuro", concluyó.