Rosalia Gras se convierte en la primera mujer del Consejo Episcopal de Tarragona

TARRAGONA/BARCELONA, 26 (EUROPA PRESS) El arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol, designó hoy el nuevo Consejo Episcopal del Arzobispado, al que por primera vez se incorpora una mujer, Rosalia Gras, que ejercerá de secretaria general y canciller. Según informó el Arzobispado en un comunicado, el nuevo vicario general es Joaquim Fortuny, que hasta ahora ejercía de ecónomo y canónigo penitenciario, cargos que serán readjudicados. El resto de la nueva cúpula la forman Jordi Figueras como vicario episcopal de Tarragona; Francesc Giménez, del Baix Camp, Conca de Barberà, Priorat, Urgell y Garrigues, y Josep Bofarull, del Alt Camp, Baix Penedès y Tarragonès. La toma de posesión se hará el martes 31 de marzo a las 11 horas, en la capilla del palacio arzobispal. La renovación de cargos estaba prevista para finales del año pasado, pero se prorrogó el mandato del Consejo Episcopal con motivo del Año Jubilar. La función del consejo es ayudar al prelado en la administración de la Archidiócesis, sobre todo en la dirección de la actividad pastoral. BIOGRAFÍAS Gras (Torredembarra, 1965), licenciada en Filología Catalana por la Universitat de Barcelona (UB), trabaja desde 1989 en la curia diocesana, primero en el Archivo Histórico Diocesano y luego en la Secretaría General del Arzobispado. Fortuny (Cambrils, 1957) fue ordenado presbítero en Valencia por el papa Juan Pablo II en 1982 y ejerció en diversas poblaciones tarraconenses --actualmente es rector de Ferran-La Mòra y ecónomo diocesano--. Figueras (Alcover, 1958), Giménez (Sant Llorenç Savall, 1943) y Bofarull (La Canonja, 1968) son actualmente rectores de las parroquias de Sant Joan Baptista de Tarragona, de la de Sant Francesc de Asís de Reus (Tarragona) y arcipreste del Alt Camp, respectivamente.