El Gobierno deroga la 'Ley Rato' y deja sin efecto las condiciones de su aplicación

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

El Gobierno ha derogado la disposición adicional vigésimo séptima de la Ley 55/1999, también conocida como 'Ley Rato', que protege a las compañías energéticas de grupos extranjeros, y ha decidido además dejar sin efecto las condiciones impuestas en su aplicación.

Esta decisión se adopta en cumplimiento de la sentencia del Tribunal de Luxemburgo de febrero del año pasado en contra de la norma, y aparece recogida en el Real Decreto para la solución del déficit tarifario y el lanzamiento del bono social, publicado hoy por el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Luxemburgo no sólo ha fallado en contra de esta ley, sino también de la Función 14 de la Comisión Nacional de la Energía (CNE), que seguirá vigente y que, tras la derogación de hoy y de la 'golden share' en 2006, se convierte en el único mecanismo actual para frenar la entrada de compañías extranjeras en el sector energético.

En todo caso, el Parlamento Europeo aprobó el pasado 22 de abril nuevas reglas de liberalización de los mercados interiores de gas y electricidad que permite a países que, como España, han separado las actividades de producción y la gestión de redes tomar medidas nacionales para protegerse de las grandes empresas verticalmente integradas, como la francesa EDF.

La legislación europea también protege, a través de cláusulas de reciprocidad, a las empresas energéticas españolas de intentos de compra por parte de grupos extracomunitarios, lo que podría dificultar las pretensiones de grupos como Gazprom.

La 'Ley Rato' fue diseñada en 1999 para frenar la entrada de EDF en Hidrocantábrico y establecía que cualquier empresa extranjera con capital público que quiera comprar más del 3% de una eléctrica española tenía que pedir autorización al Gobierno.

Tras la sentencia de Luxemburgo, que entiende que la 'Ley Rato' restringe la libre circulación de capitales en la UE, el Gobierno ha descartado tanto el uso de esta norma como su reformulación, y el propio Ministerio de Industria había expresado su disposición a derogarla en cuanto tuviera ocasión.

ENDESA Y LA 'LEY RATO'.

La compra de Endesa puso a prueba los mecanismos del Gobierno para impedir la entrada de capitales extranjeros en grupos energéticos. En febrero de 2007, tres días después de que la alemana E.ON presentara una oferta sobre la eléctrica, el Gobierno promulgó el decreto que ampliaba las competencias de la CNE a través de la Función 14.

De esta forma, durante el proceso de compra de Endesa no se llegó a recurrir formalmente a la Ley Rato, si bien en julio de 2007 el Gobierno se reunió para eximir a Enel de someterse a la norma a cambio de que cumpliera varias condiciones.