Agricultores y ganaderos de la Sierra Norte piden garantías para seguir con su actividad "hoy en día amenazada"

CAZALLA DE LA SIERA (SEVILLA), 20 (EUROPA PRESS)

Agricultores y ganaderos que desarrollan su actividad en el Parque Natural de la Sierra Norte de Sevilla, convocados hoy en la XXV Jornada Ganadera y de la Dehesa de Asaja-Sevilla, pidieron hoy "facilidades y garantías para continuar con su actividad agropecuaria hoy en día amenazada", por lo que redactaron un documento de propuestas para asegurar el futuro de los espacios naturales y de quienes viven de ellos.

En un comunicado, Asaja-Sevilla indicó que este año se celebra el 20 Aniversario de la aprobación de la Ley 2/1989, de 18 de julio, por la que se establece el Inventario de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía, en el que se declara como espacio protegido el Parque Natural de la Sierra Norte, aprovechando esta efeméride, los agricultores y ganaderos de la Sierra Norte de Sevilla han elaborado un documento, que han denominado 'La declaración de Cazalla', y es fruto de la reflexión sobre la influencia que ha tenido la declaración de protección de este espacio sobre sus habitantes, y de manera particular sobre las actividades agropecuarias.

Esta declaración, elaborada con las aportaciones de todos los agricultores y ganaderos de la Sierra Norte, se elevará en los próximos días a todas las administraciones competentes.

El documento, redactado en el transcurso de la jornada que organizó Asaja-Sevilla con la colaboración de la Fundación Caja Rural del Sur propone, entre otras cuestiones, que es necesario que en los Espacios Naturales protegidos y en particular en el parque natural de la Sierra Norte disminuya la burocracia, se simplifique y flexibilice la normativa para no dificultar la modernización y construcción de nuevas infraestructuras agrarias y ganaderas, se incremente la investigación centrada en las dehesas y se eliminen los privilegios de la Administración en los negocios jurídicos.

Los agricultores demandan, además, que se compensen los daños provocados por la fauna no cinegética a los cultivos y ganados, que se paguen los "lucros cesantes" de la actividad económica agraria derivados de la catalogación de este espacio como parque natural, que se considere al agricultor y ganadero como un conservacionista, se le ofrezca una mayor participación en los foros que le afectan y que se traslade a la normativa la máxima "quien contamina paga, quien conserva cobra".

También es necesario, según recoge la declaración, que se proteja y se potencie la actividad agropecuaria en estos espacios, que se posibilite la diversificación productiva y de negocio, se aumente y agilice la construcción de infraestructuras de uso común, se incentive la incorporación de jóvenes a la actividad ante el envejecimiento del sector, se considere a la dehesa como el sistema agropecuario multifuncional por excelencia y se agilice la redacción de la Ley de la Dehesa con la puesta en marcha de un plan de viabilidad de estos espacios.

En Andalucía, un total de 146 espacios naturales cuentan con alguna figura de protección. De estos 146 espacios, un total de 24 tienen la catalogación de parques naturales y ocupan una superficie de más de 1.407.000 hectáreas. Estos espacios forman parte de la red ecológica europea de áreas de conservación de la biodiversidad, la Red Natura 2000, en la que participa nuestra región con 2,7 millones de hectáreas, esto es, más del 30 por ciento del territorio andaluz.

La XXV Jornada Ganadera y de la Dehesa de Asaja-Sevilla, contaron también con la participación del veterinario director de la OCA Sierra Norte de Sevilla, Miguel Pina Valero, quien informó a los ganaderos de sus obligaciones ante los controles de la condicionalidad; y con el consultor internacional en pastos y forrajes, David Gómez, quien informó sobre el desarrollo de praderas alternativas en la dehesa, una opción que en tiempos de crisis, permite reducir los costes de alimentación del ganado.

En el encuentro, además, intervino también el catedrático de Sanidad Animal de la Facultad de Veterinaria de Córdoba, Antonio Arenas, quien explicó a los ganaderos sobre los métodos de diagnóstico y epidemiología de la tuberculosis.