El BNG propone dar una ayuda de 5 céntimos por litro de leche a granjas en situación crítica a cargo del PDR

Incluye la medida en una PNL que "ofrece" a PP y PSOE para consensuar una posición común y evitar el cierre de mil explotaciones

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30 (EUROPA PRESS)

El BNG propuso hoy el establecimiento de una ayuda directa "excepcional" a los productores lácteos en situación crítica que complemente en los próximos meses los ingresos de los ganaderos y cuya cuantía mínima ascienda a 5 céntimos de euro por litro de leche. Esta actuación sería viable, a juicio de la formación nacionalista, mediante una "reprogramación" de la asignación del Plan de Desarrollo Rural (PDR) de Galicia 2007-2013 para la presente anualidad.

Así lo defendió su portavoz de Medio Rural, Tareixa Paz, en la presentación a los medios de comunicación de una proposición no de ley que su grupo "ofrece" a PPdeG y PSdeG para consensuar una posición común ante la crisis del sector y evitar el cierre de las mil granjas con más riesgo de desaparecer. A este respecto, también afirmó estar dispuesta a negociar entre hoy y el lunes con 'populares' y socialistas para abordar esta cuestión en el primer pleno de la legislatura, el próximo 12 de mayo.

Sobre la medida extraordinaria de ayuda, Paz señaló que su aplicación "durante unos seis meses" implicaría, a lo sumo, la reasignación de entre 18 y 20 millones de euros desde capítulo destinado en el PDR a acciones de desarrollo rural al paquete de ayudas directas orientadas a primar la actividad productiva.

La diputada nacionalista consideró que esta actuación se ajusta a los criterios fijados por la Comisión Europea para estos fondos, aunque advirtió de que el Gobierno gallego tendría que solicitar esa modificación antes del 20 de junio de este año. "No estaría sujeta a la normativa de mínimis y no es incompatible con otras ayudas", explicó.

Aparte de esta actuación, el BNG abogó por otras medidas concretas que palien la situación coyuntural del sector lácteo, entre las que figuran la reformulación de la línea de ayudas del Igape o la creación de una nueva modalidad de créditos a un cero por ciento de interés y una carencia de dos años, a fin de "dotar de liquidez" a los productores lecheros.

También reclamó un adelanto del pago de las ayudas de la Política Agraria Común (PAC) correspondientes al presente ejercicio, de igual modo que, como señaló, realizó el anterior equipo de la Consellería de Medio Rural tras negociar con la Comisión Europea. Asimismo pidió la misma actuación en el caso del pago del Contrato de Explotación Sostenible.

INTERVENIR "CON URGENCIA"

La portavoz de Medio Rural del BNG aseguró que la formación está "sorprendida" de que el Gobierno gallego no haya anunciado "ninguna medida concreta", una realidad que, como señaló, su grupo no sabe si atribuir a la "negligencia", "desidia" o a la "falta de interés".

En esa línea, consideró la necesidad de "intervenir con urgencia" y expresó su preocupación ante las declaraciones del conselleiro de Medio Rural, Samuel Juárez, de quien afirmó que "se propone volver a la política de abandono y a las políticas que llevaron a la desestructuración del sector (lácteo)".

"Si la Administración gallega actúa también se va a lograr la recogida de leche en este momento", afirmó en relación a los ganaderos que desde el 1 de abril se quedaron sin comprador de su materia prima, después que la industria lechera que se la adquiría anulase o recortase sus pedidos.

EVITAR "FRANDES"

Entre las medidas coyunturales, Paz demandó el "uso" de las competencias del Gobierno autonómico para "controlar" que las cadenas de distribución no emplean el precio de la leche como reclamo para "captar nuevos clientes", un objetivo que, como apuntó, se logró en 2006.

En este sentido, abogó por exigir al Ejecutivo central que "coordine" el control que debe realizar junto a las comunidades autónomas de la leche importada para evitar "fraudes".

A las acciones coyunturales, el BNG sumó otras de carácter estructural como la mejora de la competitividad de las explotaciones gallegas para competir en un mercado liberalizado a partir de 2015, el impulso de un grupo lácteo de capital autóctono para evitar que los productores estén sometidos a los "caprichos" de empresas foráneos, el mantenimiento de mecanismos de regulación del mercado --a modo de cuotas lácteas--.