El consumo de productos ibéricos desciende entre un 10% y 15% por la crisis, según el sector

ARACENA (HUELVA), 15 (EUROPA PRESS)

El presidente de la sección de ibéricos de la Asociación de Industrias de la Carne de España (Iberaice), Julio Revilla, aseguró hoy, en el marco del V Congreso Mundial del Jamón que se celebra en Aracena (Huelva), que la crisis económica está afectando al consumo del cerdo ibérico entre un 10% y 15%.

En declaraciones a los periodistas antes de dar comienzo la conferencia inaugural, Revilla advirtió de que si continúa el descenso del consumo "dará lugar a problemas en la industria y en la ganadería, puesto que el industrial que no venda productos tampoco va a comprar los cerdos para transformarlos".

El también presidente del Grupo Consorcio de Jabugo, que cuenta con sus principales instalaciones en la Sierra de Huelva, considera que se trata de "una reacción en cadena debido a la crisis económica, que está provocando la bajada de consumo, y a los problemas financieros, ya que al no aportar fondos a los industriales, éstos no pueden comprar los cerdos añadiéndose un segundo problema" al sector.

"Al haber bajado los precios del ibérico, por los stocks altos, al acercarse el precio del ibérico al blanco, el consumidor prefiere el ibérico y desciende el consumo del blanco", añadió.

El sector del cerdo exporta actualmente en torno a 900.000 y un millón de toneladas, "pero no se puede diferenciar entre blanco e ibérico porque las partidas arancelarias de exportación son las mismas, tratándose de una petición que hace el sector para que se diferencien".

El presidente de la sección de ibéricos de Iberaice participará como ponente en este congreso y apuntará en su discurso la importancia de "conocer previamente la cultura del país a la que va dirigido el producto", ya que, para Revilla, existe un hecho "muy claro que ha sido el sacrificio en Egipto de 400.000 cerdos, que obedece a razones culturales, y su cultura dice que el cerdo es impuro".

"Muchos de los vendedores españoles que salen fuera no conocen la cultura del país y acuden a lugares donde no van a vender ningún jamón", por lo que abogó por "instruir a los posibles vendedores de ibérico en el mundo sobre la importancia de la cultura en los países en los que van a vender", concluyó Revilla.