La escuela de pastores de Lleida recibe una avalancha de interesados para el segundo curso

LLEIDA, 15 (EUROPA PRESS)

La escuela de pastores del Pallars Sobirà (Lleida) ha recibido una alud de interesados un mes después de iniciar el curso en Gavet de la Conca. En la actualidad, cuenta con 25 alumnos, de los que un 41 por ciento estaban en paro, y ya han recibido 52 peticiones para el segundo curso, que empezará en febrero, según explicó hoy a Europa Press la coordinadora de la escuela, Vanesa Freixa.

Con una media de 31 años, los alumnos seleccionados este año empezaron su formación teórica el 14 de abril en la Finca Bon Repòs de la Diputación de Lleida. De ellos, 13 comenzaron hoy sus prácticas en explotaciones de vacas, cabras, caballos y ovejas. Otro se encargará de ocho rebaños de ovejas durante el verano y el resto hará las prácticas en octubre. La mayoría podrá trabajar en alguna de las explotaciones en las que haga las prácticas, según señaló Freixa.

Inicialmente algunos estudiantes, procedentes de todo el territorio catalán, apuntaron su interés de crear una explotación agraria en sus lugares de origen pero acabada la formación teórica son muchos los que quieren quedarse en el Pirineo de Lleida. "Nos produce gran alegría porque se garantiza el relevo generacional y se queda más gente en el territorio", agregó Freixa.

El segundo curso de la escuela comenzará en febrero, dos meses antes que el primero, según las previsiones. El plazo para presentar las solicitudes se abrirá en diciembre y el número de plazas dependerá del número de explotaciones que opten a formar aprendices.

La escuela de Payeses y Pastores del Pallars Sobirà forma parte del proyecto Grípia, que en pallarés significa comedero de ovejas y cabras. Se trata de una iniciativa que pretende conseguir el relevo generacional y que se impulsó a través de la empresa Montanyanes de Sort.

Grípia cuenta con el respaldo de la Diputación de Lleida y la Generalitat, a través de las consellerias de Agricultura, Alimentación y Acción Rural (DAR) y de Trabajo, así como del Parque Nacional de Aigüestortes y Estany de Sant Maurici, el Instituto de Desarrollo y Promoción del Alto Pirineo y Aran (Idapa), la Unión Europea y Caixa Catalunya.