Los alcaldes de Melide, Santiso y Toques exigen a Espinosa una "solución inmediata" para ganaderos de Melisanto

Los regidores instarán a los ciudadanos a participar en la manifestación de productores lácteos del día 16 en Madrid

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 03 (EUROPA PRESS)

Los alcaldes de Melide, Santiso y Toques exigieron hoy a la ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino (MARM), Elena Espinosa, una "solución inmediata" a la situación de los 170 productores lácteos de la cooperativa Melisanto, que desde el miércoles no tienen a quién vender su materia prima.

Los regidores recordaron el peso del sector lácteo en la comarca y la repercusión directa del cese de la recogida de Leche Pascual sobre los 700 socios de la sociedad, que, además, cuenta con una fábrica de piensos y otras actividades vinculadas a la producción láctea. En su mayoría, los titulares de las granjas lecheras afectadas son de un tamaño medio, al rondar una media de entre 250.000 y 300.000 litros de cuota anual, según apuntó el presidente de Melisanto, Pablo Costoya.

Tras una rueda de prensa celebrada hoy en Melide (A Coruña), los alcaldes y el máximo responsable de Melisanto alertaron de la situación "gravísima", "dramática" y "sin precedentes", que viven los ganaderos de la comarca, obligados a "seguir pagando" los gastos de alimentación y funcionamiento de sus granjas cuando "saben que no van a cobrar", según explicó a Europa Press la regidora de esta localidad, María Socorro Cea.

"Necesitamos medidas de choque a corto plazo porque la situación es insostenible", advirtió la alcaldesa nacionalista, quien cuestionó lo que ocurriría en caso de que fuese el sector del aceite de oliva el afectado en vez del lácteo. "No podemos permitir que Espinosa diga que es un problema puntual porque es un problema gravísimo", reiteró, al asegurar que "cada litro que produce una explotación implica que más dinero se pierde".

Cea Vázquez manifestó, además, que esta situación se convertirá en un "problema económico grave" para el comercio y otros sectores de actividad de su municipio. "Más del 40 por ciento de las explotaciones están en Melide", indicó en referencia a una cooperativa con más de 30 años de existencia de la que afirmó que es "la empresa más importante del ayuntamiento".

"DESPRECIO Y DESINTERÉS DEL GOBIERNO CENTRAL"

Por su parte, el alcalde de Toques, Miguel Ángel Buján, condenó el "desprecio" y "desinterés" evidenciado por la Administración estatal y respecto al sector primario, sobre todo en el caso del sector lácteo. A su juicio, la reestructuración en el campo "está pendiente" y requiere de un "mensaje claro", así como "medidas inmediatas" de las administraciones a fin de "dignificar la vida" en el medio rural.

"Cuando una conservera o cualquier empresa tiene problemas, se conoce su caso y se atiende. Estoy informado de los problemas de Citroën pero, ¿cuándo se habla de los problemas de los ganaderos y trabajadores del campo", cuestionó a Europa Press el regidor del PSdeG.

El caso de los 170 ganaderos de Melisanto que no tienen a quién vender su leche llevó a los alcaldes de Melide, Toques y Santiso a defender e instar a los ciudadanos de la comarca coruñesa a secundar la movilización de productores lácteos convocada el día 16 en Madrid por los tres sindicatos agrarios --Xóvenes Agricultores, Sindicato Labrego Galego y Unións Agrarias--, la Asociación Galega de Cooperativas y otras organizaciones profesionales de la Cornisa Cantábrica.

"Por el momento no tenemos ninguna alternativa, a todas las industrias a las que acudimos nos dijeron que no podían recoger ni solo litro de leche más y que ellas mismas estaban reduciendo su volumen de materia prima", señaló a Europa Press el presidente de Melisanto, cuestionado sobre las alternativas de los productores lácteos de su cooperativa en la actualidad.

INDUSTRIAS "NO IMPORTAN DESDE ENERO"

Por su parte, el propietario y administrador único de Leche Río, Jesús Lence, comprendió y respaldó hoy las exigencias de los ganaderos gallegos en sus protestas por la situación que atraviesan, marcada sobre todo por los bajos precios en la leche, aunque negó que las industrias lecheras, como mantienen las organizaciones agrarias, estén importando materia prima desde Francia y Portugal.

"Los ganaderos tienen razón y algo tienen que hacer porque el precio de la leche está cayendo, a consecuencia de la disminución del importe final que paga el consumidor. Eso revierte en el ganadero", afirmó.

No obstante, aseguró que desde enero "no entró en Galicia otra cisterna de leche de Francia" para añadir que la industria láctea "no tiene culpa de lo ocurre en el mercado". Así consideró que "si baja el precio al consumidor, tiene que bajar el precio al ganadero", al precisar que los empresarios lácteos son "meros intermediarios" y no van "a subvencionar el producto".

"Hoy se encuentra leche a la venta al consumidor a 49 céntimos cuando hace pocos meses estaba a 74 o 69 céntimos", incidió. "Los sindicatos que culpan a las industrias, tienen que comprender que somos unos meros intermediarios y, si no vendemos al precio de mercado no vendemos; y sino vendemos no podemos recogerla", sentenció.

"Es lo que pasa con una empresa que tiene una cuota de mercado de un precio muy alto que no vende --en la actualidad su leche-- y, si no vende, no puede recoger", añadió en referencia al caso de Leche Pascual.