Revilla quiere trasladar a Espinosa las "inquietudes" del sector lácteo, que reclama ser "estratégico"

El presidente cántabro hace un llamamiento a las industrias para que recojan la leche a los ganaderos

SANTANDER, 30 (EUROPA PRESS)

El presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, va a solicitar una entrevista con la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM), Elena Espinosa, para trasladarle personalmente todas las "inquietudes" del sector lácteo que, entre otras cosas, reivindica ser declarado "sector estratégico" para la región.

Al término de la reunión de la Mesa Láctea de Cantabria, celebrada hoy en Santander, el jefe del Ejecutivo autonómico aseguró, en declaraciones a los medios de comunicación, que pedirá "hoy mismo" entrevistarse con Espinosa, a la que también planteará otras propuestas consensuadas entre los diferentes agentes del sector como, por ejemplo, que se dicte una normativa para obligar a distinguir los productos lácteos españoles, ya que es el único país de la Unión Europea (UE) que cuenta con la norma 'Q' de calidad.

También reivindican la creación de una partida presupuestaria específica que complemente el Plan Lácteo y un 'Observatorio de precios lácteos', la puesta en marcha de una campaña de información al consumidor en la que se valore este producto y que se continúe inspeccionando la leche que se importa de otros países para confirmar que cumple "todos los parámetros" exigidos.

Revilla, en nombre del Gobierno regional, asumió estas propuestas "justas y lógicas", y aseguró que se las va a trasladar personalmente a la titular del MARM con el ánimo de paliar la "difícil" situación actual, ya que los cerca de 1.800 ganaderos lácteos que quedan en la región "están al borde de desaparecer".

En este sentido, valoró las ayudas que a partir del próximo año va a destinar el Estado a los productores y que supondrán 140 euros por cada vaca de leche que tengan. "Es una pequeña ayuda", manifestó. También recordó que desde el año 2003, el Gobierno de Cantabria ha destinado 96 millones de euros al sector lácteo.

SITUACIÓN "INSOSTENIBLE"

Revilla reconoció que el sector atraviesa por una situación "bastante insostenible", "como no ha vivido nunca", ya que al problema del precio de la leche --los ganaderos no cubren "ni con mucho" los costes de producción-- se suma el hecho de que en algunas explotaciones "no se recoge la leche".

A este respecto, el presidente cántabro hizo un llamamiento a todas las industrias para que "no dejen" a ningún ganadero "tirado". En la misma línea, solicitó a las grandes superficies que no hagan de la leche un "producto gancho" y la vendan por debajo de los costes de producción. En este sentido, manifestó que en la actualidad existen precios "increíbles" para un producto de "máxima" calidad y necesidad.

Con todo ello, destacó el consenso y la "total" unidad existente entre los diferentes agentes implicados en el sector --productores, consumidores, intermediarios, comerciantes, sindicatos, etc.-- que estuvieron todos ellos representados en la Mesa, a excepción de la empresa Andia Lácteos Cantabria que no acudió y que "me tienen que dar una explicación", les advirtió Revilla.

Al encuentro asistió, --además del consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Biodiversidad, Jesús Oria--, el secretario general de UGAM-COAG, Alejandro Mazorra, quien apeló a la importancia de que se declare el sector lácteo "estratégico" ya que, de lo contrario, resultará "muy difícil" competir con otros países europeos que reciben "más ayudas" que España. "Las ayudas al sector son total y absolutamente necesarias", sentenció.

EL GANADERO, EL MEJOR ECOLOGISTA

Revilla recordó que la Comunidad Autónoma produce en torno al 8% del total de leche en España, que por su parte genera el 60% del consumo que se realiza en el país.

Asimismo, subrayó los beneficios que el trabajo de los ganaderos tienen sobre el medio ambiente y su contribución a evitar el despoblamiento en las zonas rurales. "El ganadero es el mejor ecologista", aseveró.

Por último, y respecto a la coyuntura actual, insistió en que de la crisis "no se salva absolutamente nadie" ya que existe un "panorama muy preocupante a todos los niveles", por lo que se registran "dramas parecidos" al del sector lácteo en el resto de actividades económicas.