Un año de prisión para dos ganaderos por reutilizar los crotales de vacas sacrificadas por la brucelosis

SANTANDER, 25 (EUROPA PRESS)

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria ha condenado a un año de prisión a dos ganaderos por un delito de falsificación de documento oficial, al reutilizar los crotales identificativos de vacas que habían sido sacrificadas en cumplimiento de las normas contra la enfermedad de la brucelosis.

En marzo de 2005, y tras las resoluciones del Gobierno de Cantabria, se sacrificaron siete vacas de raza tudanca de la explotación de un hombre, debido a que su estabulación debía someterse a un vaciado sanitario por la aparición de un brote de brucelosis.

Entre las reses que debían ser sacrificadas se encontraban dos que habían sido galardonadas en concursos de belleza. Sin embargo, dos semanas antes del sacrificio, uno de los condenados compró a un ganadero en otra estabulación dos reses, y las trasladó a la explotación de una ganadera amiga suya.

Allí ambos se pusieron de acuerdo para colocar los crotales de las reses premiadas en las que acababa de comprar, que fueron las que en realidad se sacrificaron en el matadero.

Pero el mismo día del sacrificio, los servicios veterinarios del Gobierno de Cantabria realizaron una inspección en la explotación de la mujer, ante los problemas detectados en el control de animales en la zona. Entonces comprobaron que las reses que estaban allí no coincidían con las que habían salido de la segunda explotación.

La sentencia explica que aunque el documento, los crotales, no fueron falsificados, sí que perdieron su fuerza probatoria al ser utilizados en otro animal, de la misma manera que las matrículas de los coches tienen valor cuando se fijan sobre su vehículo y no simplemente por sí solas.

Por tanto, se condena a los dos ganaderos a sendas penas de seis meses de prisión, y a una multa de 2.700 euros, con la atenuante de dilaciones indebidas por los retrasos judiciales.