Una sociedad de ganaderos instala una máquina expendedora de leche en un mercado de Girona

SALT (GIRONA), 15 (EUROPA PRESS)

El mercado de Salt (Girona) dispone desde hoy de una máquina expendedora de leche de Cataluña y se convierte así en el primer espacio público en tener una, después de la experiencia en una granja de Girona. La iniciativa, promovida por la sociedad de ganaderos de Campllong (Girona), pretende acercar a los consumidores leche de vaca de calidad directa de los productores.

El propietario de la granja Can Feliu de Campllong, Xavier Codina, explicó que la máquina --instalada en la entrada del mercado de Salt-- cuenta con un depósito de una capacidad para 320 litros. La leche, "pasteurizada y conservada a una temperatura de cuatro grados centígrados", se renovará cada día.

La máquina, expuso Codina, funciona como cualquier otra de 'vending' e incluye tres departamentos. El de la izquierda es un dispensador de botellas de plástico o cristal, que el comprador también puede adquirir. El departamento central contiene el depósito de la leche entera de vaca, y el de la derecha cuenta con un sistema de alertas, vía teléfono móvil, que avisará cuando se acabe la leche o se produzca alguna avería. El litro de leche ronda el euro.

El mercado de Salt es el primero de Cataluña en contar con una máquina de estas características, pero Codina avanzó que "la próxima semana también tendrán una en Cassà de la Selva (Girona)".

Codina explicó que no disponen de ninguna otra máquina y de momento quieren "observar cuál es el resultado de estas dos" y si funcionan, desde la sociedad de ganaderos, no descartan instalar nuevas máquinas. Y es que ya hay más ayuntamientos interesados en adquirir una máquina expendedora de leche, aseguró Codina.

La iniciativa de instalar estas máquinas surge de la sociedad de ganaderos de Campllong, integrados en la empresa Via Láctea 2001 SLU. La sociedad cuenta con 900 cabezas de ganado, 500 vacas de ordeño y genera unos 17.000 litros de leche diarios.

El experimento ya se ha llevado a cabo en otros países de Europa como Francia, Suiza o Italia, donde se comercializa esta leche en crudo desde hace más de dos años. En España, Navarra fue la primera en ponerlas en funcionamiento en sus granjas.