Economía.-Iberdrola pide un "gran acuerdo general" contra la crisis que reforme mercados de bienes y servicios y energía

Galán cree que la "fortaleza" de la eléctrica permitirá superar el beneficio de 2008 y repartir un dividendo similar en 2009 BILBAO, 20 (EUROPA PRESS) El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, reclamó hoy "un gran acuerdo general" para afrontar la crisis económica, que implique "a toda la sociedad" e incluya reformas en los mercados de bienes y servicios, así como en el energético. Además, se mostró convencido de que la fortaleza de la eléctrica permitirá superar en 2009 el beneficio del pasado ejercicio y repartir un dividendo similar al de 2008. Durante su intervención ante la Junta General de Accionistas que hoy se celebró en Bilbao, Sánchez Galán aludió al "deterioro económico" experimentado en los últimos meses que, a su juicio, hace preciso "apoyar los sectores tractores de la economía, como son los ligados al desarrollo de infraestructuras de transporte, telecomunicaciones y energía". Según precisó, las compañías eléctricas "están llamadas a jugar un papel fundamental en la superación de esta crisis" porque son "motores de crecimiento" y "dinamizadoras de toda la economía" a través de sus "cuantiosas inversiones, creando empleo y ofreciendo un servicio esencial, ligado directamente a la actividad productiva". "Pero -agregó- más allá de las soluciones inmediatas a problemas urgentes, es necesario también abordar reformas estructurales, destinadas a mejorar la productividad y el potencial de crecimiento de la economía a largo plazo". A su juicio, en concreto, es preciso "abordar reformas en los mercados de bienes y servicios y en el energético". El presidente de la eléctrica vasca consideró que las reformas deben encaminarse a "proseguir con la liberalización y el fomento de la competencia", así como a "garantizar un mercado interior de bienes y servicios que evite los incrementos de costes que, para el tejido empresarial, supone la fragmentación del mismo". En lo que se refiere al sector energético, demandó como "fundamental" la "definición y desarrollo" de una política energética estable y predecible, que no desincentive las inversiones". En su opinión, actuaciones que facilitarán estos objetivos son el "impulso del diálogo social", además de los acuerdos entre los diferentes partidos y la colaboración y coordinación entre las distintas administraciones. "En definitiva -concretó- un gran acuerdo general e involucrar a toda la sociedad en la solución de todos los problemas que tenemos sobre la mesa". Sánchez Galán se mostró convencido de que España "tiene ahora una gran oportunidad para transformar su modelo económico", de forma "más abierta y liberalizada", que evite "operaciones especulativas" como las de los "últimos tiempos" y que apueste por "proyectos industriales a largo plazo". "Sólo así conseguiremos tener grandes grupos empresariales dentro y fuera de España", enfatizó. DÉFICIT TARIFARIO Por otra parte, expresó su confianza en la próxima solución del déficit tarifario del sector, "incluyendo el aval del Estado a la titulización de los déficit aún no recuperados", con lo que "se acabarían gran parte de las incertidumbres existentes en materia regulatoria". "El Gobierno se ha comprometido a eliminar ese lastre para las generaciones futuras", afirmó. Para Sánchez Galán, el déficit de tarifa, es "algo insólito", como consecuencia de "unas tarifas oficiales, politizadas, utilizadas como instrumento político". "Si la barra de pan -afirmó- no está en una tarifa oficial, no entendemos por qué la energía eléctrica lo está y la gasolina no lo está". "En este tema sí hay un compromiso de que estas tarifas oficiales desaparecerán a lo largo de este año, lo que nos permitirá una situación de mercado que nos permitirá cargar los reales precios de la energía a cada uno de los consumidores", agregó. FORTALEZA Sánchez Galán, que expuso a los accionistas las principales cifras del pasado ejercicio y adelantó las directrices para el actual, consideró hoy que la "fortaleza" de la compañía le permitirá superar, en el presente ejercicio, los beneficios obtenidos en 2008 y repartir en 2009 un dividendo similar. El presidente de la eléctrica vasca aseguró que los resultados del pasado año (2.860,6 millones de euros, un 21,5 por ciento más que en el ejercicio precedente) "refrendan la fortaleza del modelo de negocio" de la compañía, "especialmente atractivo en el entorno económico actual, al que no todos los sectores ni todas las compañías se enfrentan en las mismas condiciones". En su opinión, esta situación se debe a que, el sector se comporta "de forma más estable que otros en las partes más bajas de los ciclos económicos" y a que la propia empresa ha experimentado "un importante crecimiento, acompañado de un fuerte incremento de la diversificación de los negocios y mercados". Precisó que el modelo de Iberdrola es "muy diferente al del resto del sector eléctrico europeo, en el que sus competidores se caracterizan por "un peso mucho más reducido de los negocios regulados frente a los liberalizados, una presencia muy pequeña en el negocio de renovables y, en casi todos los casos, un mix de producción poco diversificado". Ello, en su opinión, da a la eléctrica "una gran fortaleza ante el escenario económico actual y una gran seguridad de cara al futuro". Por esta causa, consideró que, pese a que el entorno actual dificulta la realización de previsiones, Iberdrola prevé que tanto el beneficio operativo bruto como el ordinario "puedan situarse por encima del de 2008" y repartir un dividendo similar al de este ejercicio, gracias también a la desinversión de activos no estratégicos del Grupo. Añadió que durante el presente año, y una vez completada la integración de Energy East y ScottishPower, Iberdrola se centrará en "consolidar sus posiciones" en Estado Unidos y Reino Unido, mediante la inversión de 4.200 millones de euros, "en línea con los recursos generados, y continuando las mejoras de eficiencia y reducción de gastos". IBERDROLA EN 2008 Por otra parte, Sánchez Galán consideró que Iberdrola consiguió, a lo largo del pasado ejercicio, "un importante y sólido crecimiento", pese al "complicado entorno económico internacional". Recordó que el beneficio operativo bruto aumentó un 15,8 por ciento en 2008, hasta superar los 6.400 millones de euros, una cifra un 65 por ciento superior a la de hace dos años, y un beneficio neto del grupo de 2.860 millones de euros, un 21,5 por ciento más. El beneficio por acción aumentó un 21,3 por ciento, hasta los 0,57 euros, lo que permitió la aprobación de una remuneración con cargo al ejercicio de 0,332 euros por acción, un 20 por ciento más que el año anterior. También aseguró que la compañía ya "trabaja en la siguiente etapa" que se basará "en la construcción de nuevas infraestructuras de redes eléctricas, como ya ocurre en Estados Unidos".