Intel recurrirá la multa de 1.060 millones impuesta por Bruselas

BRUSELAS, 13 (EUROPA PRESS)

El grupo informático estadounidense Intel anunció hoy que recurrirá la multa récord de 1.060 millones de euros impuesta por la Comisión por abuso de posición dominante por considerar que su actuación no ha vulnerado la legislación europea de competencia ni ha perjudicado a los consumidores.

El Ejecutivo comunitario sancionó a Intel alegando que la compañía recurrió a prácticas ilegales, como fuertes descuentos e incluso pagos a fabricantes de ordenadores como Acer, Dell, HP, Lenovo o NEC para que no utilizaran microprocesadores de su rival AMD. La empresa estadounidense también pagó al distribuidor Media Markt para que vendiera sólo ordenadores equipados con microprocesadores Intel.

"Creemos que se trata de una mala decisión que ignora que el mercado de los microprocesadores es altamente competitivo y se caracteriza por la innovación constante, la mejora del rendimiento de los productos y las bajadas de precio", dijo el presidente y consejero delegado de Intel, Paul Otellini, en un comunicado.

"No creemos que nuestras prácticas hayan vulnerado la legislación europea", resaltó Otellini, que insistió además en que "no ha habido ningún perjuicio para los consumidores" en la actuación de Intel.

El consejero delegado de Intel acusó a los servicios de la comisaria de Competencia, Neelie Kroes, de "ignorar o rechazar pruebas importantes que contradicen las afirmaciones incluidas en esta decisión""Estas pruebas demuestran que cuando las empresas lo hacen bien el mercado les premia, y cuando no trabajan bien el mercado actúa en consecuencia", afirmó.

"El resultado natural de un mercado competitivo con sólo dos proveedores importantes es que cuando una empresa gana ventas, la otra no", insistió Otellini.

Resaltó que Intel nunca vende productos por debajo de coste y dijo que el motivo por el que puede realizar grandes descuentos es porque invierte en innovación, fabricación y desarrollo de tecnología líder.

Pese a las críticas, Otellini anunció que, mientras dure el procedimiento de apelación, Intel colaborará con el Ejecutivo comunitario para corregir las actuaciones que Bruselas considera ilegales.