Hernández cifra en 40 millones el desajuste financiero del IGVS y estima que llegará a 69 a fin de año, de no intervenir

Anuncia una "reformulación" de los presupuestos porque los del Gobierno anterior son "irreales e incumplibles"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30 (EUROPA PRESS)

El conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras, Agustín Hernández, cifró hoy en 40 millones el "desajuste financiero" actual del Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS) y estimó que, de "seguir en esta dinámica" y en el supuesto de que se ejecutase el gasto al cien por cien, a finales de año el desfase alcanzaría los 69 millones.

Así, señaló en rueda de prensa que existe un "desajuste financiero serio" y un déficit de tesorería, por lo que anunció que el departamento que dirige "reformulará" los presupuestos elaborados para 2009 por el anterior Gobierno de la Xunta, que consideró "irreales e incumplibles". "Vamos a sacar al IGVS del agujero negro en el que lo dejó el bipartito", afirmó.

En este sentido, apuntó que aún no están determinados los proyectos concretos que serán reformados pero adelantó que la intención es que no se produzca una "paralización" en la gestión del suelo empresarial y residencial.

Hernández denunció que, con la creación en la legislatura pasada de la Consellería de Vivenda, se produjo una "duplicación" de plazas --101 de ellas por contratos en las xestures provinciales para tareas que anteriormente desarrollaba el IGVS--, que supuso más de 5 millones de euros anuales, 20 millones en los cuatro años de mandato de PSdeG y BNG.

Preguntado acerca de si estas 101 personas contratadas perderán su contrato, el conselleiro señaló que "no es lógico" que los trabajos que desarrollan se lleven a cabo en las xestures --sociedades de capital público que gestionan el suelo-- y "terminarán" en el momento en el que finalice la encomienda, el 31 de diciembre de 2009.

Respecto a estas sociedades, Hernández explicó que se acometerá un "análisis exhaustivo y una auditoría profunda" de las mismas, pues teme que estén "seriamente comprometidas", y avanzó que en función de estas revisiones, no se descarta "exigir las responsabilidades que marque la ley a los administradores".

PRÁCTICAS "ANÓMALAS"

Además, advirtió de que las "prácticas contables" entre IGVS y xestures fueron "anómalas o, por lo menos, discutibles", pues el Instituto transmitió suelo a las gestoras provinciales "en condiciones difíciles de precio de venta", de forma que las sobrecargó financieramente. Esto llevó a que, en mayo de 2009, las xestures deban al IGVS 17,6 millones de euros.

Pese a ello, prosiguió, el anterior Gobierno incluyó en las cuentas para este año 23,2 millones de euros de ingresos correspondientes a pagos de estas sociedades de capital público, que consideró que "es muy posible que no se puedan cobrar" y que formarían parte del desfase de casi 69 millones.

El conselleiro repasó los resultados de las cuentas de 2008 del Instituto y señaló que se ingresaron 81,66 de los más de 114 millones previstos (la diferencia es de 32,6 millones de euros), que tuvo como consecuencia un "importante déficit financiero y de tesorería". Para equilibrar el presupuesto a finales del 2008, dijo, la Xunta transfirió 13,8 millones de euros al IGVS.

PRESUPUESTO "INFLADO"

Pese a estos resultados, para el ejercicio actual "en lugar de reflexionar sobre la insostenibilidad de inflar el presupuesto", el Gobierno anterior "decidió tirar para adelante e incrementar el presupuesto", hasta 126,7 millones (un 10,9 por ciento más), con un aumento mayor en las partidas en las que "la ejecución de los ingresos fue menor".

Por todo ello, indicó Hernández, el IGVS "tendrá que hacer una contención radical de los gastos en 2010 y 2011", con el fin de alcanzar el "equilibrio presupuestario". Además de esta medida, anunció un replanteamiento global de los proyectos y una "priorización".