EE.UU. registra 646.000 nuevas solicitudes de ayuda por desempleo

  • Washington, 19 mar (EFE).- El Departamento de Trabajo informó hoy que 646.000 personas presentaron nuevas solicitudes de ayuda por desempleo la semana pasada, lo que supuso un nuevo récord, al alcanzar los 5,47 millones de ciudadanos que reciben el subsidio.

EE.UU. registra 646.000 nuevas solicitudes de ayuda por desempleo

EE.UU. registra 646.000 nuevas solicitudes de ayuda por desempleo

Washington, 19 mar (EFE).- El Departamento de Trabajo informó hoy que 646.000 personas presentaron nuevas solicitudes de ayuda por desempleo la semana pasada, lo que supuso un nuevo récord, al alcanzar los 5,47 millones de ciudadanos que reciben el subsidio.

No obstante, las personas que pidieron la asistencia por desempleo la pasada semana fueron 12.000 menos que la anterior. Los economistas esperaban que las solicitudes permanecieran en 652.000.

El número de personas que siguen recibiendo el seguro de desempleo se incrementó en 185.000 personas, hasta los 5,47 millones, la cifra más alta registrada desde junio de 1983.

Así, el número de estadounidenses que recibe el subsidio por desempleo subió desde el 3,9 por ciento desde la semana anterior al 4,1 por ciento.

Los analistas habían pronosticado que la cifra de personas que reciben el subsidio de forma continuada sería de 5,33 millones.

El promedio de las personas que solicitaron la ayuda de desempleo en cuatro semanas aumentó en 3.750 personas, hasta las 654.750, el nivel más alto desde octubre de 1982, un período en que la economía estaba saliendo de una profunda recesión.

También subió la media de cuatro semanas de las personas que continuaban en el seguro de desempleo. Creció en 118.750 personas, hasta los 5,25 millones.

El dato de las solicitudes nuevas de subsidio por desempleo muestra el ritmo de pérdida de empleos, mientras que las personas que continúan percibiéndolo señala la dificultad para conseguir un trabajo nuevo.

Las nuevas peticiones de seguro de desempleo subieron en 28 estados y territorios, encabezados por Indiana, que ha sufrido una oleada de despidos en empresas manufactureras y del motor, y Pensilvania.