La Eurocámara aprueba nuevos requisitos de capital para los bancos para prevenir crisis como la actual

Etiquetas

ESTRASBURGO (FRANCIA), 6 (EUROPA PRESS)

La Eurocámara dio hoy luz verde definitiva a la revisión de la directiva que regula los requisitos de capital de los bancos. El objetivo de los cambios aprobados es mejorar la gestión del riesgo y ayudar a evitar en el futuro crisis financieras como la actual. La legislación, que se aplicará desde finales de 2010, impedirá a los bancos prestar más del 25% de sus fondos a un solo cliente (o grupo de clientes) e introducirá un 5% de retención bancaria para la securitización de productos, como la reventa de valores hipotecarios.

La nueva legislación, que ya ha sido pactada entre el Parlamento y los Gobiernos, fue respaldada por el pleno con 454 votos a favor, 106 en contra y 25 abstenciones.

Para evitar los riesgos relacionados con la securitización de los productos, como sucede con las hipotecas incluidas en paquetes de inversión y que el prestamista original termina vendiendo, la norma estipula que los bancos deben retener un 5% del paquete de inversión propuesto. Esta fórmula permitirá diversificar el riesgo.

La nueva legislación endurecerá las normas sobre exposiciones a largo plazo, incluyendo el comercio interbancario. Según el compromiso, un banco no podrá exponer más del 25% de sus fondos a un cliente o a un grupo de clientes. Sólo se podrá exceder este límite en el caso de las operaciones interbancarias de hasta 150 millones de euros. Este punto tendrá que revisarse antes de finales de 2011 para lograr una mayor armonización de las disposiciones nacionales.

La norma contempla la creación de colegios de supervisores para facilitar la cooperación entre las autoridades nacionales que tratan con las instituciones financieras internacionales. Esta medida ayudará a fomentar la cooperación en materia de supervisión.

De acuerdo con el texto de compromiso, la Comisión tendrá que presentar una propuesta legislativa para incrementar la tasa de retención del 5% antes de que finalice 2009. Esta revisión se realizará después de consultar al Comité Europeo de Supervisores Bancarios.