El hotel Gran Miramar, en el que se invertirán 60 millones, prevé abrir sus puertas en verano de 2012

MÁLAGA, 7 (EUROPA PRESS)

El futuro hotel Gran Miramar de la capital malagueña, un establecimiento de cinco estrellas gran lujo, prevé abrir sus puertas en verano del año 2012, según indicó hoy el presidente del Grupo Promur, José Luis Santos, quien precisó que la inversión prevista rondará los 60 millones de euros, incluyendo la compra del edificio --21,5 millones-- y las obras de rehabilitación del mismo para uso hotelero.

Así, precisó que desde que la Junta de Andalucía le entregara las llaves del edificio en julio de 2008 se han estado realizando trabajos sobre planos y catas para conocer el estado del edificio. Aclaró que "los parámetros verticales están en buen estado y los horizontales están peor", aunque "nada preocupante que no se pueda arreglar".

Actualmente se está redactando el proyecto básico de construcción, por parte del arquitecto José Seguí, y, según dijo Santos, esperan que la licencia de obras les sea otorgada por parte del Ayuntamiento de Málaga a principios o mediados del próximo año.

Santos destacó que la empresa familiar, en la que trabajan los ocho hermanos, apuesta por este establecimiento con el objetivo de convertirlo en "el mejor hotel de España". "Compramos el mejor sitio y no sólo el edificio, sino una historia, y queremos recuperarla y que sea lo que representó" en una época de la vida malagueña.

Explicó que tendrá entre 196 y 204 habitaciones y que se recuperará la parte baja para salones de eventos. Igualmente se está trabajando ya en los jardines, que están protegidos, y que han tenido algún problema con el picudo rojo. Además, se recuperará la piscina en la parte trasera y mantienen la idea de conectar el establecimiento con la cercana playa de La Malagueta, según el presidente de Promur.

"Es un edificio que merece un gran hotel y Málaga también lo merece", declaró en rueda de prensa, al tiempo que apuntó que es el proyecto "más bonito e impresionante" del grupo Promur desde que éste abriera su primer hotel en el año 1970 en Madrid.

Santos, que afirmó que el futuro hotel tendrá entre 150 y 200 trabajadores, aseguró que su empresa compró el edificio no para venderlo y sacar dinero. "Si me lo quisieran comprar diría que no, no hay dinero en el mundo", aseveró, al tiempo que aclaró que el único motivo por el que podría suceder esto sería "porque no pudiera dar de comer a mi familia o pagar a mis empleados, pero nunca para ganar dinero".

En este mismo sentido, indicó que en toda su historia el grupo Promur "nunca ha vendido ni cerrado ninguno de sus hoteles", y destacó que la vinculación con todos sus proyectos es "estrecha". Así, se refirió a la especial historia de su familia y cómo, tras la muerte de su padre en los años 70, sus hermanos y él continuaron con el negocio, a pesar de ser muy jóvenes, "sin vender nunca ni una acción".

A pesar de la crisis económica actual este proyecto es "necesario para Málaga", ya que proyectará la imagen de la ciudad en un segmento como el cinco estrellas gran lujo que no tiene actualmente.

SANTO Y SEÑA

En los mismos términos se pronunció el consejero de Turismo, Comercio y Deporte de la Junta de Andalucía, Luciano Alonso, quien resaltó que este hotel será "santo y seña" de la capital, y que mejorará sustancialmente la calidad turística de la ciudad.

Concretó que la ciudad "empieza a creer" en sus posibilidades como capital de la Costa del Sol", tras multiplicar casi por diez sus plazas en la última década, pasando de 850 plazas a las más de 8.000 de la actualidad.

Agradeció las palabras y el compromiso de Santos con Málaga y dijo que están orgullosos de la "vocación de compromiso por convertirlo en el mejor de España". Así, se refirió al futuro del inmueble y al arquitecto del edificio, y que fuera alcalde de Málaga, Fernando Guerrero Strachan, "que si volviera y pasara por sus pasillos encontrara a aquellos Príncipes de Asturias que fueron orgullo de los malagueños y de la Comunidad Autónoma".

Por su parte, el presidente de MCapital, Luis de la Maza, que ha colaborado con Promur, se mostró también muy "satisfecho" por el hecho de que una empresa española apueste por devolver al Palacio de Miramar el carácter turístico, "generando actividad económica y creando puestos de trabajo en Málaga".

El consejero se refirió también al potencial turístico de Málaga, muy ligado a la cultura, con el "motor" de Pablo Ruiz Picasso y su pinacoteca, la Catedral, el Teatro Romano o los futuros museos de Bellas Artes y Thyssen. A todo ello, aclaró, se suman otros productos de segmentos como el de cruceros, que permitió la llegada de unos 450.000 personas el pasado año; el idiomático, de congresos, o el gastronómico.

Además, destacó la firma, próximamente, del plan turístico de la ciudad de Málaga, junto con el Ayuntamiento, y que será "el mayor de Andalucía para relanzar a esta ciudad". Esta iniciativa supondrá una inversión de más de 22 millones de euros, de la que el Gobierno andaluz aportará el 60 por ciento.

LARGA HISTORIA

Precisamente hoy 7 de mayo hace un año desde que se adjudicó a Promur este inmueble por valor de 21,5 millones de euros. El edificio tiene en su conjunto más de 18.000 metros cuadrados construidos en una tercera parte de una parcela de 12.883 metros cuadrados.

Es un inmueble de estilo modernista y su construcción estuvo ligada a la Casa Real, motivo por el cual se llamó originariamente Hotel Príncipe de Asturias. El inmueble tuvo uso hotelero hasta los años sesenta y, desde 1987 a 2007, albergó la Audiencia Provincial de Málaga, cuando ésta pasó a la Ciudad de la Justicia, en el barrio de Teatinos de la capital.