CC.OO. Aragón reivindica el mantenimiento de la mejora de salarios para reactivar la compra de las familias

ZARAGOZA, 13 (EUROPA PRESS)

CC.OO. Aragón considera prioritario mantener la mejora del poder adquisitivo de los salarios basada en la previsión de inflación del dos por ciento del Banco Central Europeo como la forma de reactivar la capacidad de compra y consumo por parte de las familias.

Tras darse a conocer los datos del Índice de Precios al Consumo (IPC) de abril, CC.OO. abogó además por mejorar la cobertura de las personas en paro y asegurar la protección social de los que agoten su prestación, a sí como impulsar un acuerdo de concertación social para hacer frente a la crisis que ayude a reactivar la economía y la creación de empleo.

Los datos del IPC del mes de abril arrojan un aumento de los precios del uno por ciento, idéntica cifra que la media española y que sitúa la inflación interanual aragonesa en un indicador negativo del -0,1 por ciento (frente a un -0,2 por ciento en todo el Estado) por primera vez desde que se dispone del actual registro de estadísticas.

El repunte de los precios en abril se debe al notable incremento del 9,3 por ciento experimentado en vestido y calzado, así como el aumento del 1,4 por ciento producido en el transporte y el ocio y cultura.

Sin embargo, el descenso en el IPC ha sido "vertiginoso" en el último año al pasar de una elevada inflación interanual del 4,3 por ciento en abril de 2008 a una deflación del -0,1 por ciento en abril de 2009. El origen de esta fuerte caída en los precios se debe al comportamiento del grupo de transporte, vestido y calzado, alimentos y bebidas no alcohólicas y comunicaciones.

El importante descenso en el precio de los carburantes y combustibles (-18,6 por ciento en los últimos doce meses) ha tenido una gran incidencia en el comportamiento de algunos de los grupos mencionados.

La inflación subyacente, es decir la estructural, que no tiene en cuenta ni los alimentos no elaborados ni el precio de los carburantes, se ha situado en el 1,3 por ciento, dos décimas menos que el mes de abril, demostración de la fuerte caída del consumo.

A juicio de CC.OO., la información disponible sobre algunas variables de consumo e inversión "hace pensar que la economía aragonesa permanecerá en deflación como mínimo hasta el mes de septiembre con posibilidades de alcanzar un deflactor del consumo para el conjunto del año de signo negativo".