CC.OO. exige mantener el poder adquisitivo de los trabajadores y reclama diálogo social para reactivar la economía

BILBAO, 13 (EUROPA PRESS)

El sindicato CC.OO. apostó hoy por mantener el poder adquisitivo de los trabajadores en Euskadi, que "sigue siendo la comunidad más inflacionista", y reclamó un pacto para "mejorar la cobertura" de los desempleados y asegurar la protección social de los que agoten su prestación. Asimismo, abogó por impulsar el diálogo social para hacer frente a la crisis, con el objetivo de ayudar a "reactivar" la economía y la creación de empleo.

En un comunicado, el sindicato se pronunció de esta manera después de que se hicieran públicos los datos del IPC del pasado mes de abril, en el que los precios subieron en Euskadi un 1,1 por ciento respecto al mes anterior y se alcanzó una tasa interanual del 0,5 por ciento.

CC.OO. destacó que el descenso en la tasa de crecimiento del índice general de precios vasco "vertiginoso en el último año" no se ha producido "por una mejora estructural", sino por "la crítica situación de la economía". "Se debe a la atonía del consumo y el descenso de la inversión que están provocando un derrumbe de las ventas y un clima de incertidumbre que algunas empresas están aprovechando para presentar Expedientes de Regulación de Empleo, tan preocupantes como la propia inflación", alertó.

Asimismo, apuntó que la desaceleración de precios "no es igual para todos los productos", de modo que algunos mantienen "una tasa anual de crecimiento nada despreciable" como bebidas alcohólicas y tabaco (3,7%), vivienda (2,6%), enseñanza (4,9%), oros bienes y servicios (3,1%), hoteles, cafés y restaurantes (2,8%) o medicinas (1,3%).

Esta "dualidad" en el comportamiento de los precios, según indicó, explica que la inflación subyacente (sin precios energéticos no elaborados) crezca el 1,3 por ciento en tasa interanual.

CC.OO. considera "prioritario" mantener la mejora del poder adquisitivo de los salarios basada en la previsión de inflación del BCE (2%) "como la forma de reactivar la capacidad de compra y consumo de parte de las familias", un pacto para mejorar la cobertura de personas en paro y asegurar la protección social de los que agoten su prestación e impulsar "un diálogo social para hacer frente a la crisis, que ayude a reactivar la economía y la creación de empleo".