Economía/Turismo.- El Banco de España avisa de que el recorte del superávit turístico se acentuará en 2009

Los pagos reales por turismo exterior registraron una desaceleración intensa en 2008, con tasas negativas en la segunda mitad del año MADRID, 23 (EUROPA PRESS) Los pagos procedentes del turismo y de los viajes al exterior de los españoles se recortarán durante 2009, lo que contribuirá a una acentuación de la reducción del superávit turístico, pese a la elevada oferta nacional existente, según un informe del Banco de España que recoge Europa Press. El estudio, que analiza el gasto en turismo de los españoles en el exterior, destaca que la incertidumbre sobre la intensidad y duración de la recesión económica, la inestabilidad financiera, la crisis de confianza de los consumidores y el aumento de la tasa del paro estarán detrás de esta contracción del superávit de la industria turística. De hecho, según el Bando de España, el recorte de dicho superávit registrado en la última década se explica no sólo por los menores ingresos generados por el turismo exterior en términos reales, sino también por el aumento de los pagos que los residentes realizan al resto del mundo en sus visitas al extranjero. "La propensión a realizar viajes al exterior es aún baja en el caso español, debido a la elevada elasticidad de la renta y a pesar del efecto asociado a la internacionalización de las empresas españolas y a la inmigración, lo que unido a una elevada oferta turística interior y al reducido porcentaje de la población que realiza viajes al extranjero podrían contribuir a explicar este resultado", señala el informe. Según el Banco de España, este hecho constata la elevada oferta turística existente en España y, por tanto, el efecto de redistribución de los flujos turísticos del exterior hacia destinos nacionales cuando los precios relativos se deterioran, sobre todo en momentos de elevada incertidumbre económica como el actual. No obstante, apunta a otros factores que explican esta contracción, como la liberalización del transporte, la proliferación de las 'low cost', el desarrollo de Internet, y la incorporación de nuevos destinos turísticos al mercado mundial, que en el caso de España ha motivado la expansión de grandes cadenas hoteleras en Latinoamérica. En cuanto a la demanda, destaca que el impacto del paro y la desconfianza de los consumidores ha provocado "una sustitución del turismo emisor por turismo interno"; el efecto del tipo de cambio ha influido en los precios; y el uso de Internet ha motivado la reducción del plazo de contratación del viaje y la reserva de última hora. Además, el coste del transporte encarecido por el precio del petróleo, sobre todo en los viajes de larga distancia, podría afectar también a corto plazo en la decisión de viajar hasta última hora. DESACELERACIÓN INTENSA EN 2008. En 2008, los pagos reales por turismo exterior registraron una desaceleración intensa, con tasas de variación interanuales negativas en la segunda mitad del año, según el Banco de España. La actividad turística concentró el 10,7% del Producto Interior Bruto (PIB) en 2007, lo que supone una décima menos que en el año anterior, dato que refleja en términos interanuales una "ralentización" en su crecimiento desde el año 2004, según ponen de manifiesto los datos de la Cuenta Satélite del Turismo de España (CSTE) 2004-2007. La apreciación del euro frente al dólar, que incentivó los viajes al exterior durante el año pasado, la menor contribución positiva de la renta, y sobre todo, el aumento del paro han provocado este cambio de tendencia frente al dinamismo registrado en la última década. Los ingresos por turismo procedentes del exterior representaron el 4,8% del PIB en 2007, que junto al aumento del gasto que los españoles realizan en sus viajes al extranjero, ha acentuado la disminución del superávit turístico. En lo referente al gasto de viajes de los residentes en el exterior, según datos de la CSTE, éste aumentó un 10,4% en 2007, frente al 8,6% del año precedente. El saldo de ambos flujos --turismo receptor y emisor--, aunque continúa siendo claramente favorable para la economía española, se ve reducido en dos décimas frente al año precedente ante el descenso del número de visitantes, situándose en los 29.427,4 millones de euros en 2007, lo que representa el 2,8% del PIB. Desde el sector, la Alianza para la Excelencia Turística (Exceltur) ya alertó en diciembre de que el PIB turístico bajaría un 3% en 2009, por lo que la recuperación de la actividad turística no se produciría hasta el 2010.