El Gobierno de Bolivia reduce la previsión de inflación al 6% para 2009

  • La Paz, 7 abr (EFE).- El Gobierno de Bolivia redujo al seis por ciento su previsión de inflación en el país para 2009, lo que supondría la mitad del aumento que tuvieron los precios el año pasado cuando alcanzaron el 12 por ciento, informó hoy el ministro de Finanzas, Luis Arce.

El Gobierno de Bolivia reduce la previsión de inflación al 6% para 2009

El Gobierno de Bolivia reduce la previsión de inflación al 6% para 2009

La Paz, 7 abr (EFE).- El Gobierno de Bolivia redujo al seis por ciento su previsión de inflación en el país para 2009, lo que supondría la mitad del aumento que tuvieron los precios el año pasado cuando alcanzaron el 12 por ciento, informó hoy el ministro de Finanzas, Luis Arce.

"Nuestras previsiones eran modestas; creíamos que iba a caer al 9 por ciento pero ya estamos viendo que va a caer al 6 por ciento", afirmó Arce en un encuentro con la prensa internacional.

El Banco Central de Bolivia (BCB) ha pronosticado que durante este año el incremento de los precios no superará el 8 por ciento en el país.

Arce recordó que "todos los organismos concuerdan en que la inflación ya no es un problema para Bolivia" a la vez que insistió en que su país "tiene una especie de impermeable" respecto a la crisis financiera internacional porque no hay dependencia "de la inversión y de la financiación extranjera".

Señaló que Bolivia mantiene niveles económicos "excepcionales" en relación a otros países de la zona porque el país está ganando reservas internacionales en comparación al cierre de 2008, las exportaciones están "en un nivel aceptable y no se han desplomado" y el nivel de importaciones está disminuyendo.

En este sentido, apuntó que "los países que han firmado tratados de libre comercio (TLCs) y han apostado por el crecimiento en base a las exportaciones" son los que más están sintiendo la crisis, entre los que mencionó a México y Colombia.

Bolivia, por el contrario, "ha apostado también por la demanda interna gracias a bonos a los más desfavorecidos e incrementos salariales que generan producción nacional", explicó.

"Estamos despertando al gigante dormido; somos un mercado pequeño pero queremos garantizar un nivel de desarrollo suficiente de la población boliviana para incentivar el mercado interno", agregó.

No obstante, reconoció que la disminución de los precios de las materias primas y minerales a nivel internacional y la reducción de las remesas puede afectar a la economía boliviana, si bien sus efectos aún no son "preocupantes".

Según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en Bolivia, el valor de las remesas descendió un 5 por ciento en el último trimestre de 2008, después de tres años de constante aumento.

Arce aseguró que su departamento aún no ha recibido datos oficiales del Banco Central de Bolivia (BCB) al respecto, si se espera una "leve disminución" de las mismas en los dos primeros meses del año y que un impacto al final de gestión que "podría ser importante".

El ministro hizo referencia asimismo a los estudios de varios organismos internacionales sobre la economía boliviana que reflejan una tendencia general de crecimiento y apuntó que el país crecerá en torno al 5 por ciento este año según los pronósticos gubernamentales.

"Eso es muy importante aunque creo que los organismos internacionales todavía no han asimilado las políticas económicas que estamos implementando", dijo Arce al señalar que estas previsiones suelen fallar respecto a su país.