El IPC cae a un mínimo histórico entre temores de deflación

MADRID (Reuters) - La inflación española bajó en marzo a un mínimo histórico de 47 años con un descenso generalizado de todas las rúbricas que expertos atribuyeron a la debilidad de una economía en recesión desde 2008.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) dijo el miércoles que el índice general de precios de consumo bajó en marzo a una tasa interanual del -0,1 por ciento, la primera vez en la historia que España arroja una tasa negativa año/año y la más baja desde que existe un registro oficial desde enero de 1962.

En el mes, los precios subieron dos décimas, mientras la inflación subyacente cayó a una tasa interanual del 1,3 por ciento frente al 1,6 por ciento de febrero.

"No es un buen dato. La inflación está cayendo demasiado rápido y antes de lo que esperábamos - que era desde mayo - por la debilidad económica, como se ve en la tasa interanual de los servicios y en la caída de la subyacente", dijo José Luis Martínez, estratega de Citigroup.

La tasa interanual de los servicios - un sector tradicionalmente inflacionario en España - cayó en marzo hasta el 2,7 por ciento frente al 3,3 por ciento de febrero.

Pero el efecto base de los precios energéticos también continuaba jugando en favor de un recorte de la inflación en España, donde el efecto de este factor es mayor que en otros países de la Unión Europea por la acusada dependencia energética exterior de España.

La tasa interanual de los productos energéticos arrojó un descenso en marzo del 11,6 por ciento frente a una caída del 8,1 por ciento en el mes anterior.

¿HACIA LA DEFLACIÓN?

El rápido descenso de los precios en España, sobre todo en su vertiente subyacente, generaba un cierto temor entre los expertos al fantasma de deflación, un proceso profundo y continuado de tasas negativas de inflación.

"Vemos un claro riesgo de deflación, no sólo en España sino en toda la zona euro. España es un caso notable porque está teniendo lugar un gran cambio y los riesgos seguramente son mayores", expresó Luigi Speranza, economista de BNP Paribas.

Otros expertos, pese a admitir que el riesgo de deflación existe, por el momento no lo estiman probable.

"El riesgo de deflación es significativo, pero no lo contemplamos. Vamos a ver datos negativos durante varios meses, para registrar un repunte a final de año", dijo Martínez.

De hecho, el economista de Analistas Financieros Internacionales, Carlos Maravall, señaló que la tasa general negativa del índice de precios en España es temporal y que la inflación acabará repuntando en el último tramo del año para cerrar en torno al 1,0 por ciento.