El IPC de abril refuerza las expectativas no deflacionistas

El IPC de abril refuerza las expectativas no deflacionistas

El IPC de abril refuerza las expectativas no deflacionistas

MADRID (Reuters) - Una tasa de inflación mayor que la esperada reforzó expectativas de expertos que descartan deflación en España pese a la profunda crisis económica que golpea al país, con especial dramatismo en un mercado laboral que acumula 4,0 millones de personas desempleadas.

Una economía cae en deflación cuando los precios entran en un largo e intenso periodo de tasas negativas.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) dijo el jueves que la tasa interanual de la inflación armonizada en abril mantuvo preliminarmente una tasa del -0,1 por ciento frente a previsiones que se centraban en una tasa del -0,2 por ciento.

El INE divulgará la serie completa de abril el 13 de mayo.

Con este dato, la inflación armonizada se mantiene a su mínimo del mes anterior, desde que se creara esta serie en enero desde 1997.

"Creo que es más fácil que un buey pase por el ojo de una aguja, que tengamos deflación en España", dijo un analista que pidió el anonimato.

"Probablemente vamos a ver tasas negativas cuatro o cinco meses más, pero después de vendrá un repunte por un efecto base que llevará la tasa a niveles por encima de cero al cierre del año", añadió el analista.

El miércoles, un informe del Banco de España dijo que, pese a que la inflación se mantenga con tasa negativas en los próximos meses, descartaba una espiral deflacionista en España al tratarse de un proceso transitorio.

"Vendrán más bajas desde mayo y después (la inflación) repuntará por el efecto base desfavorable sobre los precios energéticos", dijo José Luis Martínez, estratega de Citigroup.

El diferencial de inflación entre España y la media de la Unión Económica y Monetaria, que tradicionalmente se ha mantenido alrededor de los 100 puntos básicos desde el lanzamiento del euro, ha pasado a niveles negativos desde hace un par de meses.

Economistas privados y el Banco de España sostienen que, además del intenso efecto que sobre los precios tienen en España las oscilaciones del precio del crudo, la recesión también ha impactado sobre la inflación mediante un desplome de la demanda.